Coca integral de calabaza

Hoy nos vamos a Valencia para degustar uno de sus bizcochos típicos en Semana Santa y Pascua: la coca de calabaza.
La receta original es con harina refinada, pero haciendo alarde al nombre de nuestro blog, y porque sabéis que me encanta comer sano, la he elaborado con harina integral.

El resultado es un coca suave, esponjosa y muy saciante. Basta con una pequeña porción para quedarnos satisfechas…y esto es realmente ventajoso!

Si no hay manera de que tu hijo se tome el puré de calabaza ya tienes la solución! te aseguro que nunca adivinará cuál es el principal ingrediente de esta coca… y si no haz la prueba.

Ingredientes:

  • 600 grs de calabaza pelada
  • 350 grs de azúcar
  • 4 huevos
  • 260 grs de aceite de girasol
  • 400 grs de harina integral de trigo
  • 2 sobre de gasificantes (2 sobres blancos y 2 sobre azules o morados)
  • 1 sobre de levadura química en polvo
  • canela molida para espolvorear

Preparación con la Thermomix:

Trocear la calabaza en daditos y meterla en un bol apto para microondas. Lo tapamos (puede servir las tapas que vienen especiales para microondas) y programamos 15 minutos, a 900 w.Si con este tiempo no está cocida, bien porque estén los trozos muy grandes o porque la potencia de nuestro microondas sea inferior, lo dejamos cocinar unos minutos más.  Escurrimos bien y dejamos que enfríe.

Precalentamos el horno a 180º. Forramos con papel vegetal un molde rectangular grande (de 35 x 24 cm aproximadamente).

En el vaso introducimos la  calabaza asada, el azúcar, los huevos y el aceite de girasol. Programamos 1 minuto, a velocidad 6.

Agregamos la harina, los sobres de gasificantes y la levadura. Mezclamos durante 20 segundos, a velocidad 6. Removemos la mezcla con una espátula para terminar de mezclar bien.

Vertemos la mezcla en el molde previamente engrasado o protegido con el papel de horno y espolvoreamos bien con  canela molida por encima.

Horneamos durante 40-45 minutos, a 180º.

Sacamos, esperamos a que temple, demoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para hacer la coca sin Thermomix cocinar igualmente en el microondas la calabaza y luego la trituramos bien junto con el azúcar, los huevos y el aceite de girasol. Añadimos la harina, los gasificantes y la levadura y mezclamos bien con una varilla manual hasta que la mezcla esté integrada. Verter en el molde engrasado  y espolvorear con la canela. Finalmente horneamos 40-45 minutos a 180 grados.

 

Fuente: Mis Thermorecetas

Bizcocho de plátano de Canarias

El plátano es una fruta que tiene muy mala fama en las personas que quieren disminuir su peso corporal, pero en realidad estas personas deberían huír de la bollería industrial, de las grasas, de las frituras y de otros alimentos que seguro toman habitualmente. No podemos olvidar que el plátano es una fruta y como tal, nos proporciona vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes que regulan nuestro sistema inmunitario.  Son también una gran fuente de fibra que ayudan a mantener el intestino en buen funcionamiento y lo mejor de todo, ya están listas para comer, no es necesario cocinarlas ni prepararlas, por eso son el tentempié perfecto de deportistas y de aquellos que se preocupan por su nutrición.

Es cierto que el plátano contiene 100 Kcal por cada 100 gr (lo que pesa un plátano habitualmente), pero también es cierto que sacia muchísimo y es raro que nos apetezca tomar dos piezas de esta fruta, cosa que nos podría ocurrir con cualquier otra fruta. En estos casos el secreto está en saber racionar los alimentos para así tener una dieta variada y equilibrada.

Al ser un alimento rico en potasio nos ayuda a combatir los calambres en las piernas cuando practicamos natación o estamos embarazadas. Favorece la eliminación de líquidos y ayudan a combatir la hipertensión, la gota y mejora a aquellos que padecen enfermedades reumáticas.
También he de decir que es una fruta altamente digestiva, aunque muchos piensen que es el plátano una fruta pesada e indigesta.  Tras varias investigaciones en La India, donde es habitual comer pan de plátano, han llegado a la conclusión que el plátano previene úlceras gástricas y protege la mucosa intestinal.

Y además si es de Canarias, es bueno…

Hoy vamos a probarlo en un bizcocho muy suave y esponjoso, que a mí  personalmente me ha gustado mucho. Es más, yo diría que es el bizcocho de plátano más bueno que he probado, ya que no queda para nada apelmazado.

Ingredientes:

  • 250 gr de plátanos maduros
  • 175 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 70gr de aceite de girasol
  • 200 gr de harina (yo usé harina integral de trigo)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal

Preparación con la Thermomix:

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Triturar los plátanos con el azúcar y la pizca de sal durante 15 segundos a velocidad 5.

Colocar la mariposa en las cuchillas e incluír los huevos. Batir durante 4 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 y 1/2.

Añadir el aceite y mezclarlo durante 5 segundos a velocidad 1 y 1/2

Añadir la harina y la levadura y mezclar a velocidad 3 y 1/2 durante 10 segundos. Remover con una lengua en movimientos envolventes.

Ponemos la mezcla en un molde de silicona o en cualquier molde engrasado.

Hornear durante 30 min aproximadamente(dependerá del horno que tengamos). Pinchar con una brocheta para saber si ya está hecho.

Ahora sólo nos queda hacer un buen café y disfrutar de este rico bizcocho.

Para hacer este bizcocho sin thermomix habrá que triturar los plátanos y el azúcar con una batidora de mano. En un bol meter los huevos y batir durante 4 minutos con unas varillas, para que se monten (este paso es importante para que el bizcocho quede esponjoso).

Incluír en el bol la mezcla de plátanos y el aceite. Mezclar. Añadir la harina y la levadura y mezclar bien. Meter la mezcla en un molde y hornear 30 minutos a 180 grados(el horno ha de estar precalentado).

Bizcocho de coco y piña

Si he de contestar a la pregunta de cuál fue mi fruta preferida en mi infancia, tendría que responder “el coco”, ya que lejos de asustarme esta palabra en mis primeros años de vida, llegó a ser el principal ingrediente de mi chocolatina favorita, de mis natillas más solicitadas y también de un bizcocho que me recuerda mucho a este que hoy os traigo.
¡Hasta el olor de esas aceites bronceadoras que nos sitúan en grandes playas caribeñas llamaban mi atención!

Ahora sería una pregunta difícil de contestar, ya que en la actualidad las frutas han pasado a ser  indispensables de mi cocina y sería difícil decantarme por alguna de ellas. Nectarinas, papayas, kakis, plátanos,  naranjas, fresas… son las dulces golosinas que nos regala la naturaleza aportándonos fibra, agua y todo el sabor de cada una de las temporadas.
El coco sigue siendo uno de mis favoritos, pero es éste uno de los frutos que hemos de tomar con moderación, ya que además de múltiples propiedades, son altamente calóricos, por ello no sería recomendable comerlo a diario.

El coco además de contener uno de los mejores aromas frutales, nos aporta mucho calcio, hierro y también potasio, contribuyendo a la buena formación de nuestros huesos. Es por ello un excelente ingrediente para las meriendas de los más pequeños.

Aunque la pulpa contiene gran cantidad de ácidos grasos saturados, el agua que esconde en su interior contiene muy pocas calorías y grandes concentraciones de calcio, siendo la leche de coco un buen sustituto de la leche de vaca, para personas intolerantes a la lactosa o a la caseína.

También el magnesio destaca entre sus nutrientes, ayudándonos con el funcionamiento de nuestro intestino, nervios,  músculos y actuando también como un suave laxante.

Y no sólo nos cuida por dentro con su vitamina E actuando como antioxidante, también las grandes marcas de cosméticos incluyen sus buenas aceites para hidratar la piel y el cabello.

Sabiendo un poco más sobre esta fruta, vamos ahora a descubrir un bizcocho de “piña colada”…

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 250 gr de queso fresco batido desnatado
  • 150 gr de azúcar morena o cualquier endulzante natural
  • 100 gr de coco rallado
  • 100 gr de aceite de girasol
  • 200 gr de harina integral de trigo
  • 1 sobre de gasificante y 1 sobre de acidulante o en su defecto, un sobre de levadura química en polvo de repostería
  • 1 pizca de sal
  • mermelada de piña casera para decorar
  • fideos de chocolate para decorar

Preparación con la Thermomix:

Lo primero que haremos será precalentar el horno con calor arriba y abajo con una temperatura de 180 grados.

Separamos las claras de las yemas y metemos la mariposa en el vaso y a continuación las claras para montarlas a punto de nieve. Lo haremos programando 6 minutos, temperatura 37º y velocidad 3 ½ , sin colocar el cubilete para que se aireen y se monten mejor, ayudándolas también con una pizca de sal.

Cuando estén bien montadas, las pasaremos a un bol  grande y lo reservaremos.

Ahora quitaremos la mariposa de las cuchillas, y sin lavar el vaso vamos a incluir las yemas, el coco rallado, el azúcar y el queso.

Programar 30 segundos en velocidad 3.

Ahora añadimos el aceite de girasol y mezclamos durante 30 segundos con la velocidad 3.

Finalizamos nuestra mezcla añadiendo la harina y la levadura o gasificante y programamos  6 minutos a  temperatura 37º y velocidad 3 ½.

Ahora vamos a volcar el contenido del vaso en el bol reservado de las claras y mezclamos con movimientos envolventes para evitar que bajen las claras.

Es el momento de elegir un molde, engrasarlo e introducir en él lo que será nuestro bizcocho de coco y piña.

Sólo tendremos que esperar unos 40 minutos a 180 grados y cuando esté frío lo desmoldamos. Será entonces cuando, con ayuda de un pincel de silicona, vamos a templar en el microondas la mermelada de piña y cubriremos la superficie del bizcocho, espolvoreando finalmente un poco de coco rallado y de fideos de chocolate para hacer más irresistible este bizcocho,  que al menos a mí me hará viajar en el tiempo al recordar ese aroma de playas caribeñas… o tinerfeñas.

Preparación sin Thermomix:

Lo primero que haremos será precalentar el horno con calor arriba y abajo con una temperatura de 180 grados.

Separamos las claras de las yemas y montamos las claras  a punto de nieve con la ayuda de unas varillas eléctricas, ayudándolas  con una pizca de sal.

Cuando estén bien montadas, las pasaremos a un bol  grande y lo reservaremos.

Ahora mezclamos  las yemas, el coco rallado, el azúcar y el queso hasta conseguir una mezcla homogénea. Después agregamos  el aceite de girasol y mezclamos bien.

Finalizamos nuestra mezcla añadiendo la harina y la levadura o gasificante con ayuda de una varilla manual y a continuación la uniremos con las claras montadas a punto de nieve, con movimientos envolventes para evitar que bajen las claras.

Es el momento de elegir un molde, engrasarlo e introducir en él lo que será nuestro bizcocho de coco y piña.

Sólo tendremos que esperar unos 40 minutos a 180 grados y cuando esté frío lo desmoldamos. Será entonces cuando, con ayuda de un pincel de silicona, vamos a templar en el microondas la mermelada de piña y cubriremos la superficie del bizcocho, espolvoreando finalmente un poco de coco rallado y de fideos de chocolate para hacer más irresistible este bizcocho,  que al menos a mí me hará viajar en el tiempo al recordar ese aroma de playas caribeñas… o tinerfeñas.

La mermelada de piña casera se hace igual que la mermelada de naranja y papaya que ya publiqué hace unos días. Sólo tendremos que sustituír  la papaya y naranja por piña, que puede ser congelada o fresca.

Bizcocho de naranja y canela

Lo que más me gusta de este bizcocho es el dulce aroma que recorre toda la casa cuando lo hago, ni el mejor de los ambientadores!!
Siempre me ha encantado la mezcla de naranja y canela, sobretodo porque la canela dulcifica mucho a la naranja neutralizando su acidez, por esto son la pareja perfecta.

Una anécdota muy curiosa es que siempre que explico a alguien cómo se elabora este bizcocho y le digo que la naranja se mete entera en la Thermomix, sin pelar, me mira desconfiada y me pregunta: ¿pero con la piel y todo?¿y no amarga? La respuesta la descubren ellos mismos cuando lo prueban.

Éste es un bizcocho que hago desde hace años y siempre que tengo muchas naranjas recurro a él, porque consigue  que mis desayunos sean suaves y frescos, porque si algo he de destacar de él, es lo esponjoso y suave que queda.

Y como ya nuestras bocas están salivando, vamos a conocer el procedimiento y los ingredientes que necesitaremos para elaborar otro bizcocho bueno, sano y con todo el sabor de la repostería casera.

Ingredientes:

  • 1 naranja
  • 200 gr de azúcar morena o 100 gr de fructosa
  • 3 huevos
  • 100 gr de aceite de oliva suave
  • 1 yogur natural
  • 250 gr de harina integral
  • 1 sobre de levadura química en polvo
  • 1 pizca de sal yodada
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Preparación con la Thermomix :

Vamos a comenzar precalentando el horno a 180 º.

El segundo paso será limpiar bien la naranja,ya que la echaremos sin pelar, y después de trocearla, la meteremos en el vaso de la Thermomix.

Ahora añadimos a la naranja el azúcar o fructosa y los huevos, y programamos 3 minutos, temperatura 37º y velocidad 5.

Le añadimos el aceite y el yogur y mezclamos 10 segundos a velocidad 4.

Incorporamos la harina integral poco a poco para que coja aire y quede nuestro bizcocho más esponjoso, y también incluimos la levadura, la canela  y la sal.

Programar 15 segundos con velocidad 3 y terminar de mezclar con ayuda de una lengua y con movimientos envolventes.

Elegir un molde y engrasarlo con un poco de aceite de oliva y verter la mezcla obtenida en él.

Introducirlo en el horno durante 30 minutos aproximadamente (pinchar con un palillo para saber si ya está bien hecho).

Dejar enfriar sobre una rejilla o cerca de la ventana, pero cuidado con los gatos del vecino!!

Preparación sin la Thermomix:

Vamos a comenzar precalentando el horno a 180 º.

El segundo paso será limpiar bien la naranja,ya que la echaremos sin pelar, y después de trocearla, la meteremos en una jarra alta.

Ahora añadimos a la naranja el azúcar o fructosa y los huevos, y batimos muy bien durante 3 minutos. Es importante hacer bien este paso, para que quede esponjoso nuestro bizcocho.

Le añadimos el aceite y el yogur y volvemos a batir durante 1 minuto.

Verter la mezcla obtenida en un bol grande e ir metiendo en él la harina integral poco a poco, con ayuda de una varilla y con movimientos envolventes para que coja aire y quede nuestro bizcocho más esponjoso. Añadir la levadura, la canela  y la sal.

Elegir un molde y engrasarlo con un poco de aceite de oliva y verter la mezcla  en él.

Introducirlo en el horno durante 30 minutos aproximadamente (pinchar con un palillo para saber si ya está bien hecho).

Dejar enfriar sobre una rejilla o cerca de la ventana, pero cuidado con los gatos del vecino!!

Si lo deseamos podemos espolvorear con canela la superficie de nuestro bizcocho para intensificar su sabor.