Lactonesa

Si te gusta la mayonesa pero no puedes comerla porque eres intolerante al huevo, huyes de ella por miedo a contagiarte de salmonelosis en los meses más cálidos de verano  o simplemente porque tienes colesterol y debes disminuir la ingesta de huevos, te interesará mucho esta receta: la Lactonesa.
Su propio nombre ya nos indíca que en lugar de huevos la tendremos que emulsionar con leche.

Al hacer este saludable cambio no sólo conseguimos que se reduzcan notablemente sus calorías  (una cucharada de mayonesa tiene 175 Kcal) sino vamos a conseguir una salsa cremosa, muy suave y que se mantiene durante días en nuestro frigorífico sin el temor a que se contamine.
Si la tuviéramos que comparar con las mayonesas lights que compramos en los supermercados, he de decir que es cierto que disminuyen las proporciones de huevo y aceite, pero añaden fécula de maíz para obtener una mejor consistencia, en conclusión, tomaremos más cantidad de estas emulsiones pensando que son “salsas ligeras” y lo único que estaremos consiguiendo es hacer que una ensalada deje de ser “ligera”.

Es por ello que recomiendo sustituir la mayonesa por la lactonesa, ya que es muy fácil de hacer y se hace en muy pocos minutos.
Ingredientes:

  • 150 gr de leche desnatada
  • 300 gr de aceite de girasol
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • sal fina yodada al gusto

Preparación con la Thermomix:

Lo primero que vamos a hacer es poner una jarrita encima de la thermomix y pesar el aceite. Reservamos.

Ahora metemos en el vaso la leche, la cucharadita de ajojil y la sal y programamos 3 minutos a 37º  con velocidad 5. Durante estos 3 minutos vamos a ir vertiendo el aceite en la tapa con el cubilete puesto, para que el aceite caiga lentamente. Cuando finalize el tiempo agregar el zumo de limón y mezclarlo unos segundos en la velocidad 5.
Y así de fácil conseguiremos una salsa para enriquecer el sabor de ensaladas, huevos rellenos, sandwiches y todos los alimentos que antes untábamos con mayonesa.

Para elaborar esta salsa sin thermomix tendremos que poner la leche, el ajojil y la sal dentro de un recipiente estrecho y alto. Cogemos una batidora de mano y la colocamos justo en el fondo del recipiente y comenzamos  mezclar. Cuando comience a emulsionar vamos a ir subiendo poco a poco la batidora hasta que consigamos la textura de una mayonesa. No nos olvidemos de finalizar con el zumo de limón.