Brioche integral

El brioche se traduce del francés al español como “pan de yema” y aunque parezca un pan poco común, en navidad siempre lo comemos  relleno de frutas escarchadas y pasas originario de Italia, ya que el panettone es un tipo de brioche.

Con esta introducción ya nos podemos hacer una idea de la suavidad y esponjosidad que nos regala este dulce pan.

Adquiere un tono dorado en su corteza gracias al huevo batido, dejando su miga de un color amarillo pálido, que con la harina integral se potencia mucho más.
Nunca había comido un brioche integral, pero como me gusta hacer las recetas con los ingredientes más naturales, me animé a investigar y la verdad es que mereció la pena!

Ingredientes:

  • 150 gr de leche desnatada
  • 50 gr de azúcar moreno o endulzante natural
  • 50 gr de aceite de girasol
  • 3 yemas de huevo
  • 1 cucharada de levadura de panadería en polvo o 20 gr de levadura prensada fresca
  • 200 gr de harina de fuerza
  • 200 gr de harina integral de trigo
  • 1 pizca de sal

Preparación con la Thermomix:

Meter en el vaso la leche, el azúcar y el aceite de girasol. Programar 1 minuto, 30 segundos con temperatura 37º  y en velocidad 2 y 1/2. Añadir las yemas y la levadura y mezclar 10 segundos en velocidad 4. Ahora agregamos las harinas y la sal, programando 15 segundos en velocidad 6 y a continuación amasaremos nuestro brioche durante 2 minutos en la opción vaso cerrado y velocidad espiga.

Dejar levar durante 30 minutos en el mismo vaso. Al finalizar este tiempo amasamos a mano un poco y ahora vamos a darle forma redonda a la masa y ponerla en una bandeja de horno protegida con papel vegetal o ponerlo directamente en un recipiente engrasado apto para horno.

Pincelar la superficie con huevo batido y hornear durante 20-25 minutos a 180º.

Y ya tendremos un delicioso brioche pero con muchos más nutrientes gracias a las estupendas propiedades de la  harina integral.

Para hacer este brioche sin thermomix debemos mezclar los ingredientes en el mismo orden que he explicado anteriormente y cuando añadimos la harina lo amasaremos bien a mano, respetando los tiempos de levado.

Anuncios

Crema de chocolate

Esta receta está dedicada a los adictos al chocolate como yo, que quieren tomar un postre muy rico pero a la vez muy sano y natural.
Es un dulce de sobremesa compuesto por leche, huevos y cacao puro, básicamente… ¿habrá en las neveras de los supermercados postres de chocolate tan sanos como éste? yo creo que no, y tampoco igual de buenos.
Es una receta facilísima de hacer y que también podríamos hacer sin añadirle el cacao puro, obteniendo así unas natillas que aromatizaremos con las esencias o especias que más nos gusten. También quedarían muy ricas espolvoreadas con coco rallado, sólo es cuestión de dejar volar nuestra imaginación.

Ingredientes:

  • 500 gr de leche desnatada
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de azúcar vainillada o unas gotas de esencia de vainilla
  • 30 gr de Maicena
  • 70 gr de azúcar moreno o su equivalencia de endulzante natural
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo

Preparación con la Thermomix:

Poner en el vaso la leche, los huevos, el azúcar de vainilla o esencia, la Maicena y el azúcar y mezclar durante 10 segundos en velocidad 3 y 1/2. Después programar 7 minutos a 90º y en velocidad 2.

A continuación vamos a agregar el cacao y lo mezclamos durante 1 minuto en velocidad 3 y 1/2, pero sin temperatura.
Y así de rápido obtenemos una suave crema de cacao puro sin conservantes, colorantes ni edulcorantes! Seguro que ya no compraréis más natillas de chocolate, porque este postre me recuerda mucho a ellas, pero son mucho más sanas y sabrosas.

Para hacer esta riquísima crema de chocolate sin la Thermomix, batiremos bien todos los ingredientes en una jarra y lo cocinaremos a fuego medio hasta que espese un poco (unos 10 minutos aproximadamente). Debemos remover con una varilla de mano mientras se cocina, para que no se queme el fondo del caldero.

Tortitas

Seguro que todos hemos visto alguna vez en las películas norteamericanas (aunque su verdadera procedencia sea  Rusia) esas famosas tortitas que desayunan como si fueran pan y que tienen pinta de estar riquísimas. Pues hemos comprobado desde hace ya un tiempo que sí que lo están, pero la versión que traigo hoy es un poco más sana que la receta original.

También he de decir que para que  sean más o menos sanas, va a depender mucho del relleno o acompañamiento que elijamos, ya que en Estados Unidos los rellenos habituales son: nata,crema pastelera, chocolate, caramelo, crema inglesa, mermelada, etc.  Con estos rellenos triplicaremos las calorías de estas simples tortitas, así que eso lo dejaremos a la elección del comensal.

La receta original lleva mantequilla, pero la hemos sustituído por aceite de girasol y además las hemos hecho 100% con harina integral de trigo, que aunque cambia un poco el sabor original, sacian mucho más y contienen mucha más fibra y nutrientes que la harina refinada no nos puede aportar.

Son un desayuno distinto y que seguro gustarán mucho a la familia, sobre todo a los más pequeños.

Así que calentemos nuestras sartenes!!

Ingredientes:

  • 150 gr de harina de trigo integral
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50 gr de aceite de girasol
  • 30 gr de azúcar
  • 200 gr de leche desnatada
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo
  • canela molida al gusto

Preparación con la Thermomix:

Meter todos los ingredientes en el vaso y mezclar 30 segundos en velocidad 4. Poner la mezcla en una jarra o recipiente y dejar reposar en el frigorífico al menos durante 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, preparar una sartén de tamaño pequeño y pincelar un poco su superficie con aceite de oliva para que no se peguen nuestras tortitas. Cubrir el fondo de la sartén con la mezcla obtenida y poner a fuego medio hasta que comiencen a salir burbujitas, entonces le daremos la vuelta y la dejaremos un ratito hasta que esté dorada por ambos lados.

Están deliciosas con mermelada y queso de untar, aunque la podemos acompañar con casi cualquier ingrediente que se nos ocurra.

Para preparar la receta sin thermomix procederemos igual, sólo que batiremos la mezcla con una batidora común.

 

Panecillos de pizza

No hay mejor pizza que la que hacemos en nuestra cocina, y si nos sobra  masa pues mejor, porque además de congelarla, podremos hacer unos panecillos con todo el sabor y la textura más esponjosa.

Estos panecillos me recuerdan mucho a los que hacen en las pizzerías, porque seguramente los harán igual que yo, con la masa sobrante de elaborar las pizzas.

Son ideales para el desayuno y también para hacernos un mini-bocadillo integral y una de las cosas que más me gustan en su preparción es que sólo tenemos que dejarlos levar durante 30 minutos, así que aquí les traigo uno de los panes más fáciles que podemos hacer con la Thermomix… o sin ella.

Ingredientes:

  • 200 gr de agua
  • 50 gr de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de levadura seca de panadería o 20 gr de levadura prensada fresca
  • 200 gr de harina de trigo integral
  • 200 gr de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal

Preparación con la Thermomix:

Precalentar el horno con calor arriba y abajo a una temperatura de 180º

Meter los ingredientes líquidos en el vaso y programar 1 minuto a 37º y en  velocidad 4. Añadir la levadura y mezclar 5 segundos en velocidad 4.

Incorporar los dos tipos de harina y la sal y programar 1 minuto en vaso cerrado y con velocidad Espiga.

Cuando finalize, dejar levar dentro del vaso durante 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, coger la masa con las manos engrasadas en aceite o con unos guantes de látex, y trabajar la masa para que quede compacta, formando después los panecillos, dándole forma redondeada.

Disponer en la bandeja del horno, protegida previamente con papel de horno, y hornear durante unos 20 minutos o hasta que se dore su superficie.

Y ya tenemos unos panecillos con todo el sabor de las pizzas italianas.

Preparación sin la  Thermomix:

Precalentar el horno con calor arriba y abajo a una temperatura de 180º

Meter los ingredientes líquidos en un bol amplio  y remover bien con una varilla. Es importante que el agua esté templada.  Añadir la levadura y mezclar unos 5 segundos.

Incorporar los dos tipos de harina y la sal y mezclar con ayuda de una cuchara grande hasta que se despegue de las paredes del bol. Entonces la seguiremos trabajando en la encimera de nuestra cocina, previamente espolvoreada con harina.

Tapar el bol con un paño seco de algodón y dejar levar durante unos 30 minutos en un lugar protegido de corrientes de aire.

Transcurrido este tiempo, coger la masa con las manos engrasadas en aceite o con unos guantes de látex, y trabajar la masa para que quede compacta, formando después los panecillos, dándole forma redondeada.

Disponer en la bandeja del horno, protegida previamente con papel de horno, y hornear durante unos 20 minutos o hasta que se dore su superficie.

Y ya tenemos unos panecillos con todo el sabor de las pizzas italianas.

Con estas cantidades me dió para elaborar una riquísima pizza integral y 4 panecillos, es decir, que con estas cantidades podríamos hacer dos pizzas de tamaño mediano o 8 panecillos, dependiendo del tamaño que los hagamos.

Delicias de zanahoria

El nombre de este entrante es el más acertado, porque están deliciosas! y muy sanas, ya que las zanahorias nos ayudan con sus betacarotenos a prevenir ciertos tipos de cáncer y son unas grandes antioxidantes para prevenir el envejecimiento prematuro de nuestra piel. También son un gran aliado para dar color a nuestra piel, porque.. ¿quién no ha tomado un zumo de zanahorias antes de tomar el sol para ponerse morena?. Pues ahora también podremos llevar a la playa nuestras delicias de zanahoria, que seguro las volveremos a hacer, ya que son muy fáciles de elaborar.

Para ello necesitaremos:

Ingredientes:

  • 100 gr de cebolla
  • 250 gr de zanahorias
  • 300 ml de leche desnatada
  • 50 gr de harina integral de trigo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • huevo batido y pan rallado integral para empanar
  • aceite de oliva para freír

Preparación:

Pelar las zanahorias y picarlas en una picadora o en la thermomix, o si queremos las podemos rallar con un rallador de queso. Ahora vamos a preparar una sartén con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y cuando ya esté caliente, incorporar la cebolla picada  con una cucharadita de postre de sal fina yodada y pochar hasta que transparente.

Cuando ya esté cocinada la cebolla, añadiremos la zanahoria rallada, la  harina y cocinamos a fuego medio durante unos 5 minutos, para que pierda el sabor de la harina cruda. Transcurrido este tiempo, añadiremos la leche y removemos hasta que espese la mezcla. Cuando ya tenga la consistencia como para hacer croquetas, la meteremos en un bol amplio y la dejaremos enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera, para no quemarnos a la hora de formar nuestras delicias.

Cuando la masa está fría y densa, nos pondremos unos guantes de látex y formaremos las bolitas como si fueran albóndigas, aunque aplastándolas un poco con la palma de la mano para achatarlas. Ahora las pasaremos primero por huevo y después por pan rallado integral.

Freír en abundante aceite bien caliente y dejar absorber el exceso de aceite sobre unas servilletas de cocina.

Ahora sólo nos faltaría preparar un buen arroz basmati, o como en la fotografía, una exquisita quinoa real para acompañar este dulce y suave entrante.