Huevos rellenos de atún y lactonesa

Si buscas un entrante que te aporte proteína de alto valor biológico, vitaminas, minerales y además calcio, sigue leyendo, porque además de nutritivos, estos huevos están riquísimos!!

Con el calor del mes de agosto siempre andamos en la búsqueda de sopas frías, sorbetes, zumos y entrantes fresquitos, por eso esta receta es idónea para combatir las altas temperaturas.

Sobra decir que si no disponemos de Thermomix también podremos obtener el mismo resultado.

Ingredientes:

  • 6 huevos medianos o grandes
  • 2 latas pequeñas de atún al natural
  • 1 latita de aceitunas sin hueso
  • 4 cucharadas de salsa lactonesa.
  • queso Cottage para decorar
  • 800 gr de agua

Preparación con Thermomix:

Comenzaremos metiendo los huevos en el cestillo, que a su vez lo introduciremos en el vaso con el agua.

Programamos 20 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.

Al finalizar el tiempo, sacamos el cestillo con la ayuda de la espátula y refrescamos los huevos en agua fría para así pelarlos mejor.

Limpiamos y secamos bien el vaso de la Thermomix e introducimos las yemas, que ya las habremos sacado con ayuda de una cucharilla, después de hacerle a los huevos un corte longitudinal.

Rallamos 2 segundos, velocidad 3. Sacamos del vaso un par de cucharadas de yema rallada para decorar después y reservamos.

Añadimos al vaso junto con la yema rallada, el atún, y la lactonesa.  Programamos 3 segundos, velocidad 3.  Rellenamos los huevos  con esta mezcla.

Los disponemos en una fuente y los espolvoreamos por encima  con el par de cucharadas de yema rallada  que hemos reservado antes.

Finalmente añadimos el queso Cottage por encima para que sea un entrante completo.

El queso Cottage es un queso fresco granulado parecido al requesón, que podréis encontrarlo en los supermercados habituales.

Bizcocho de plátano de Canarias

El plátano es una fruta que tiene muy mala fama en las personas que quieren disminuir su peso corporal, pero en realidad estas personas deberían huír de la bollería industrial, de las grasas, de las frituras y de otros alimentos que seguro toman habitualmente. No podemos olvidar que el plátano es una fruta y como tal, nos proporciona vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes que regulan nuestro sistema inmunitario.  Son también una gran fuente de fibra que ayudan a mantener el intestino en buen funcionamiento y lo mejor de todo, ya están listas para comer, no es necesario cocinarlas ni prepararlas, por eso son el tentempié perfecto de deportistas y de aquellos que se preocupan por su nutrición.

Es cierto que el plátano contiene 100 Kcal por cada 100 gr (lo que pesa un plátano habitualmente), pero también es cierto que sacia muchísimo y es raro que nos apetezca tomar dos piezas de esta fruta, cosa que nos podría ocurrir con cualquier otra fruta. En estos casos el secreto está en saber racionar los alimentos para así tener una dieta variada y equilibrada.

Al ser un alimento rico en potasio nos ayuda a combatir los calambres en las piernas cuando practicamos natación o estamos embarazadas. Favorece la eliminación de líquidos y ayudan a combatir la hipertensión, la gota y mejora a aquellos que padecen enfermedades reumáticas.
También he de decir que es una fruta altamente digestiva, aunque muchos piensen que es el plátano una fruta pesada e indigesta.  Tras varias investigaciones en La India, donde es habitual comer pan de plátano, han llegado a la conclusión que el plátano previene úlceras gástricas y protege la mucosa intestinal.

Y además si es de Canarias, es bueno…

Hoy vamos a probarlo en un bizcocho muy suave y esponjoso, que a mí  personalmente me ha gustado mucho. Es más, yo diría que es el bizcocho de plátano más bueno que he probado, ya que no queda para nada apelmazado.

Ingredientes:

  • 250 gr de plátanos maduros
  • 175 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 70gr de aceite de girasol
  • 200 gr de harina (yo usé harina integral de trigo)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal

Preparación con la Thermomix:

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Triturar los plátanos con el azúcar y la pizca de sal durante 15 segundos a velocidad 5.

Colocar la mariposa en las cuchillas e incluír los huevos. Batir durante 4 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 y 1/2.

Añadir el aceite y mezclarlo durante 5 segundos a velocidad 1 y 1/2

Añadir la harina y la levadura y mezclar a velocidad 3 y 1/2 durante 10 segundos. Remover con una lengua en movimientos envolventes.

Ponemos la mezcla en un molde de silicona o en cualquier molde engrasado.

Hornear durante 30 min aproximadamente(dependerá del horno que tengamos). Pinchar con una brocheta para saber si ya está hecho.

Ahora sólo nos queda hacer un buen café y disfrutar de este rico bizcocho.

Para hacer este bizcocho sin thermomix habrá que triturar los plátanos y el azúcar con una batidora de mano. En un bol meter los huevos y batir durante 4 minutos con unas varillas, para que se monten (este paso es importante para que el bizcocho quede esponjoso).

Incluír en el bol la mezcla de plátanos y el aceite. Mezclar. Añadir la harina y la levadura y mezclar bien. Meter la mezcla en un molde y hornear 30 minutos a 180 grados(el horno ha de estar precalentado).

Buñuelos de calabacín

Hoy traigo una receta para  aquellos que sólo usan el calabacín para hacer puré, porque mucha gente sólo los usa para eso y deberían conocer todas las posibilidades que tiene este ingrediente para ser el protagonista de nuestra mesa.

El calabacín es muy sano,  ligero y  si se cocina en su jugo y con poca sal tiene un sabor muy suave y rico.

En esta receta de buñuelos los degustaremos junto con queso fresco, aunque originalmente se elabora con queso feta ya que esta receta procede de Turquía, pero he de decir que con queso fresco quedan deliciosos.
Vamos a descubrir qué ingredientes nos van a hacer disfrutar de pasiones turcas como ésta…

Ingredientes:

  • 200 gr de calabacín
  • 100 gr de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 65 gr de queso fresco tipo Burgos
  • 2 huevos
  • 50 gr de harina de arroz (puede ser harina normal de trigo)
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • una pizca de pimienta blanca molida
  • aceite de oliva suave para freír

Preparación con la Thermomix:

Limpiar bien el calabacín y quitarle los extremos. Trocear y meter en el vaso de la thermomix. A continuación vamos a triturarlo  durante 4 segundos en velocidad 4 (deben quedar bien picaditos). Reservar en un plato con una servilleta absorbente para que elimine el líquido sobrante.

Mientras,  vamos a pelar y trocear la cebolla y la metemos en el vaso  junto con el queso, la cucharadita de ajojil, la sal, la harina , los huevos y la pimienta.

Mezclamos bien durante  8 segundos en velocidad 4 y retiramos la mezcla a un bol donde lo uniremos con el calabacín ya triturado.

Sólo nos queda mezclar bien con una espátula y calentar aceite de oliva en una sartén para ir friendo los buñuelos en varias tandas hasta que estén dorados por ambos lados. Nos podemos ayudar de una cuchara grande para ir formándolos en la sartén. Dejar templar sobre servilletas absorbentes y disfrutar de este ligero entrante.
Para acompañar estos buñuelos quedaría muy bien hacerlo con salsa de yogur ligera.

Para hacer estos deliciosos buñuelos sin la Thermomix podríamos usar una picadora para triturar el calabacín y la cebolla. El resto de los ingredientes los podemos mezclar con una varilla manual o con una espátula, batiendo por separado los huevos.