Quinoa real

La quinoa es considerada como un superalimento, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales que la convierten en auténtica proteína. Aunque tenga apariencia de cereal, ya que nos recuerda al arroz integral o al cous cous, estos granitos pertenecen a la misma familia de las espinacas, es decir, son semillas de una planta.

Hidratos de carbono, proteínas de alto valor biológico , grasas insaturadas, minerales y vitaminas…. todas sus increíbles propiedades lo han convertido en uno de los candidatos para alimentar a los tripulantes del espacio, ya que la NASA lo utiliza para sus viajes espaciales de larga duración.
Otra de las ventajas de la quinoa es que además de aportarnos fibra, no  contiene gluten, por lo que pueden tomarlo las personas que tienen celiaquía o intolerancia al gluten.

Cuenta con una  larga conservación, ya que contiene saponina que protege el grano del ataque de parásitos o insectos  y que sólo desaparece al lavarse con abundante agua. Este dato es muy importante, ya que debemos lavarla  muy bien , porque de lo contrario resultarían indigestas.

Su presentación es amplia: en grano, mueslis, copos, harinas… todas ellas nos aportan lo necesario para que un ser humano sobreviva sólo con agua y quinoa.

Pero…¿cómo se preparan estas semillas?¿qué sabor tienen? ¿dónde podemos adquirirlas?

Son preguntas que seguro te estarás haciendo y yo ahora te las voy a aclarar:

La quinoa se prepara igual que el arroz  y se puede preparar como si realmente lo fuera: solo, con verduras, con legumbres, en ensaladas… también en postres  y como cereales para el desayuno. Su suave sabor es muy agradable, como también lo es su textura.

Y si queremos sacarle todo el sabor a sus semillitas, después de lavarlas bien y escurrirlas, vamos a tostarlas en una sartén con un poco de aceite. De esta manera conseguiremos un característico sabor a nuez que harán las delicias de los más escépticos.

Se vende en grandes superficies y en herbolarios. No nos limitemos a comer siempre arroz… hay otras alternativas y con muchas más propiedades. Los vegetarianos son adictos a estas semillas, ya que es una buena solución  que les aporta  proteína de alto valor biológico.

Creo que te he convencido de la riqueza de este alimento… o mejor dicho, de este “superalimento”.

Probadla y comprobaréis una vez más que merece la pena ampliar nuestros horizontes culinarios.

Anuncios

Albóndigas de pollo y pavo al vapor

Es increíble lo buenas que pueden estar unas albóndigas siendo de pavo y pollo y sin freírlas.

La verdad es que no tienen nada que envidiarle a las clásicas albóndigas de carne roja, son muy jugosas, sanas, se hacen de una manera muy fácil con la Thermomix y las podemos comer como acompañamiento de arroces, pastas e incluso de verduras.

Como salen muchas unidades con estos ingredientes, yo suelo hacer con la misma carne unas hamburguesas, que a la plancha os aseguro que también están muy buenas. También las podríamos congelar.

 

Ingredientes para la carne de albóndigas:

  • 600 grs de carne picada mezcla de pollo y pavo (la picamos en la thermomix)
  • 15 grs de leche desnatada
  • 1 huevo
  • 30 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 pizca de pimienta blanca molida

Ingredientes para la salsa de verduras:

  • 100 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 180 grs de pimiento rojo
  • 90 grs de pimiento verde italiano
  • 60 grs de puerro
  • 30 grs de aceite extra de oliva
  • 180 grs de tomate natural triturado
  • 120 grs de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • 100 grs de agua
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 cucharadita de pimentón dulce molido

Preparación con la Thermomix:
En primer lugar vamos a preparar las albóndigas, para ello introducimos en el vaso el aceite de ajojil y la cebolla (los 30 grs). Programamos 5 segundos en velocidad 5. Bajamos los restos hacia las cuchillas y añadimos la sal, la pimienta, el huevo y la leche mezclándolo 4 segundos en velocidad 4.

Metemos este aliño en un bol grande y nos ponemos unos guantes de látex para mezclarlo bien junto con la carne picada y hacer a continuación las formas de las albóndigas. Una vez formadas, las dispondremos en el recipiente varoma. Tapamos y reservamos.

Ahora vamos a preparar la salsa que acompañará a estas estupendas y sanas albóndigas:

Cortamos en trozos la cebolla y la metemos en el vaso, junto con el ajojil, los pimientos y el puerro, también cortados en trozos regulares. Programamos 4 segundos en velocidad 4.

Añadimos el aceite y sofreímos 10 minutos en temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Agregamos ahora el tomate y la hoja de laurel, programando 5 minutos con temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Quitamos la hoja de laurel y añadimos el vino blanco, el agua, la sal y el pimentón. Colocamos el recipiente Varoma en su posición y programamos 25 minutos, temperatura Varoma y velocidad 2.
Cuando finalice el tiempo, sólo nos queda pasar las albóndigas a un wok o caldero. Trituramos la salsa 30 segundos en velocidad 8 y luego cubrimos las albóndigas con ella.

Para que los sabores se integren vamos a darle un hervor a las albóndigas en el wok y ya estarán listas para degustar.

 

Fuente: La juani de Ana Sevilla (adaptación)