Albóndigas de Tofu en salsa de albaricoque

El tofu es por excelencia la carne de los vegetarianos, ya que su alto contenido en proteínas lo hacen perfecto para ser el sustituto de la carne animal.
Para su elaboración, similar a la del queso de leche de vaca, se separa el suero de la leche de soja  y la parte sólida resultante dará lugar a un alimento muy bajo en calorías, con muy poca grasa, digestivo  y rico en calcio, hierro y magnesio.

Su sabor y textura tan suaves hacen que por sí solo resulte hasta insípido, pero mezclándolo con los ingredientes adecuados obtendremos un alimento muy saludable y que nos aporta proteína vegetal de alto valor nutritivo.
En la mesa lo podemos presentar en dados en medio de una ensalada,  a la plancha con ajojil por encima, salteado con verduras asadas, flotando en una sopa reconfortante o con una salsa deliciosa de albaricoques y en forma de albóndigas como os traigo hoy.
Que la disfrutéis!

Ingredientes para las albóndigas:

  • 75 grs de cebolla
  • 130 grs de  zanahorias
  • 25 ml de aceite de oliva
  • 250 grs de tofu fresco
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de harina de trigo integral
  • Aceite para freir las albóndigas
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para la salsa:

  • 50 g de zanahorias
  • 40 g de papas
  • 20 ml de aceite de oliva
  • 75 g de orejones de albaricoque
  • 150 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación con Thermomix:

Lo primero que tenemos que hacer para elaborar la salsa de albaricoque es hidratar los orejones. Para ello los dejaremos en un bol de agua caliente durante al menos 2 horas para que empapen bien y que nos quede una salsa fina y con la textura adecuada.

A continuación escurriremos bien el tofu y lo envolvemos con papel de cocina para eliminar la mayor cantidad de líquido.

Una vez hecho estos dos pasos nos ponemos ya a elaborar las albóndigas.

Introducimos en el vaso la cebolla y las zanahorias (peladas y cortadas en trozos) y añadiremos también los 25 ml de aceite. Trituramos durante 6 segundos a velocidad 5.

Bajamos los restos de las paredes y las rehogamos durante 10 min, a 100º, velocidad 2.

Finalizados los 10 minutos añadimos el tofu bien escurrido en trozos, el sésamo, la salsa de soja y la sal y programamos 5 minutos, 80º y  velocidad 2   retirando el cubilete para que el tofu termine de evaporar agua.

Cuando finalize sacamos la mezcla con una lengua de cocina y la extendemos en un plato llano hasta que enfríe y la podamos trabajar con las manos.

Ahora es el momento de llamar a los pequeños de la casa y hacer manualidades con ellos, jejeje, así que nos pondremos guantes de silicona para evitar que se nos pegue la masa (a los más peques con engrasarles las manitas con aceite de oliva ya tenemos).

Formamos bolitas del tamaño de unas albóndigas, las pasamos por la harina y les damos toquecitos para que suelten el sobrante de harina. Las vamos apartando en un plato limpio mientras calentamos abundante aceite caliente (y cuando digo abundante me refiero a que queden totalmente sumergidas las albóndigas, así evitaremos moverlas para darles la vuelta y que se nos rompan).

También es importante que las vayamos friendo en varias tandas, es decir, ir friendo en pocas cantidades, así conseguiremos que la temperatura del aceite no baje y no se rompan las albóndigas.

Las freímos hasta que doren y las apartamos en un plato con papel de cocina. Reservamos y nos vamos con la salsa!

Para la salsa:

Introducimos en el vaso las zanahorias y la papa en trozos. Trituramos durante 5 segundos, velocidad 5.

Bajamos los restos de las paredes, añadimos en aceite y cocinamos durante 10 minutos, 100º, velocidad 2.

Añadimos los orejones ya hidratados, la sal y la leche. Trituramos durante 1 minuto a velocidad progresiva 7-10.

 

Si queremos una salsa más fina, dejar otro minuto a velocidad 10.

Para mi gusto, la textura de la salsa con estas cantidades es la perfecta, pero si os gusta más líquida podéis añadirle un chorrito de leche y rectificar de sal si fuera necesario.

Ya sólo nos queda hacer un basmati y acompañar a estas sanas y suaves albóndigas que seguro sorprenderán a todos en casa.

Preparación sin Thermomix:

Lo primero que tenemos que hacer para elaborar la salsa de albaricoque es hidratar los orejones. Para ello los dejaremos en un bol de agua caliente durante al menos 2 horas para que empapen bien y que nos quede una salsa fina y con la textura adecuada.

A continuación escurriremos bien el tofu y lo envolvemos con papel de cocina para eliminar la mayor cantidad de líquido.

Una vez hecho estos dos pasos nos ponemos ya a elaborar las albóndigas.

Picamos en una picadora la cebolla y las zanahorias (peladas y cortadas en trozos) y sofreímos en una sartén con los 25 ml de aceite. Rehogar hasta que la cebolla esté transparente y la zanahoria cocinada.

Ahora troceamos el tofu en dados pequeños y lo añadimos a la sartén. También agregamos el sésamo, la salsa de soja y la sal y lo cocinamos todo a fuego medio durante unos 5 minutos aproximadamente.

Pasamos a un bol y trituramos con una batidora de brazo hasta conseguir una mezcla homogénea. Dejamos enfriar hasta que la podamos manipular con las manos.

Ahora es el momento de llamar a los pequeños de la casa y hacer manualidades con ellos, jejeje, así que nos pondremos guantes de silicona para evitar que se nos pegue la masa (a los más peques con engrasarles las manitas con aceite de oliva ya tenemos).

Formamos bolitas del tamaño de unas albóndigas, las pasamos por la harina y les damos toquecitos para que suelten el sobrante de harina. Las vamos apartando en un plato limpio mientras calentamos abundante aceite caliente (y cuando digo abundante me refiero a que queden totalmente sumergidas las albóndigas, así evitaremos moverlas para darles la vuelta y que se nos rompan).
También es importante que las vayamos friendo en varias tandas, es decir, ir friendo en pocas cantidades, así conseguiremos que la temperatura del aceite no baje y no se rompan las albóndigas.

Las freímos hasta que doren y las apartamos en un plato con papel de cocina. Reservamos y nos vamos con la salsa!

Para la salsa:

Picamos en una picadora las zanahorias y la papa y las rehogamos en una sartén con el aceite durante unos 10 minutos a fuego medio. Una vez rehogadas las zanahorias y la papa, lo pasaremos a un bol donde añadimos los orejones escurridos, la sal y la leche para triturar bien la salsa con un brazo batidor.

Para mi gusto, la textura de la salsa con estas cantidades es la perfecta, pero si os gusta más líquida podéis añadirle un chorrito de leche y rectificar de sal si fuera necesario.

Ya sólo nos queda hacer un basmati y acompañar a estas sanas y suaves albóndigas que seguro sorprenderán a todos en casa.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s