Borek turco

En pleno mes de agosto nada mejor que adentrarnos por el Mediterráneo y conocer una de las pasiones turcas que nos ofrece Turquía: El Borek.

Si tuviera que describir un Borek turco diría que son innumerables capas de pasta filo envolviendo unas tiernas espinacas y un original queso feta junto a una suave carne picada. Como ves es una mezcla de sabores y texturas que bien merece la pena conocer y adentrarnos así en el arte culinario de Turquía que tantos manjares nos ofrece y tan completos, porque una de las costumbres de la gastronomía turca es precisamente la mezcla de ingredientes equilibrados que nos ayudan a elaborar el plato perfecto de hidratos, proteínas y verduras.

Por ello no es casualidad que en sus platos encontremos carnes acompañadas de  arroz y decorados con una gran variedad de verduras.
Berenjenas, cordero, cilantro, queso feta… son algunos de los ingredientes que caracterizan a Turquía y que poco a poco en este blog iremos descubriendo al igual que otras especialidades de diferentes partes del mundo…es hora de probar cosas nuevas!

Ingredientes:

  • un paquete de pasta filo
  • 300 grs de carne picada de pavo y pollo
  • 300 grs de espinacas frescas
  • 100 grs de queso feta
  • 50 grs de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • semillas de sésamo para decorar
  • sal fina

Preparación con la Thermomix:

Comenzamos nuestra receta rallando el queso feta en la Thermomix programando 5 segundos en velocidad 5. Reservamos.

Sin lavar el vaso metemos  el aceite y programamos 3 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Añadimos el ajo pelado y entero y programamos 2 minutos más a la misma velocidad y temperatura.

 Finalizado el tiempo retiramos el ajo y ponemos la mariposa en las cuchillas para añadir ahora la carne picada a la que ya le hemos añadido muy poquita sal.

Rehogamos todo bien durante unos 15 minutos con  temperatura Varoma y velocidad 1, colocando el recipiente Varoma encima con las espinacas bien limpias dentro.

Cuando terminen los 15 minutos, añadimos las espinacas en el interior del vaso y programamos 1 minuto sin temperatura y con velocidad 2. Dejar templar.

Una vez listo el relleno, vamos a preparar el montaje del borek, que si bien no es complicado, sí es necesario tener un poco de maña y mucha paciencia.

Precalentamos el horno a 180º.

Extendemos tres láminas de pasta filo sobre una lámina de papel de horno, ya que ésta nos ayudará a moverlo después a la bandeja del horno y evitar que se nos rompa.

Sobre estas primeras tres láminas de pasta, a las que por cierto hay que tratar con mucha delicadeza porque se parten fácilmente, colocaremos parte del queso feta que hemos rallado antes, repartiéndolo bien por toda la lámina y teniendo en cuenta que los bordes deben quedar libres.

Colocamos encima otras tres láminas de pasta filo y ahora repartimos la mitad de la carne y las espinacas. Volvemos a tapar con otras tres láminas de pasta filo y repetimos la secuencia de queso feta, pasta filo y carne con espinacas.

Una vez terminadas las capas, doblamos los laterales hacia adentro para que no se salga el relleno y vamos enrollando como si se tratara de un brazo gitano.

Ahora cogeremos otras tres láminas de pasta y envolvemos el brazo de gitano como si se tratara de un paquete de regalo, para así tapar los laterales y evitar que el relleno se nos salga por los lados.

Finalmente sólo tenemos que pincelar la superficie con huevo batido y decorar con las semillas de sésamo.

Horneamos durante unos 15 minutos aproximadamente a 180 grados hasta que obtenga un bonito color dorado y ésta será la indicación de que ya tenemos listo nuestro exquisito Borek turco.

Para preparar esta receta sin Thermomix tendremos que picar el queso feta en una picadora, rehogar la carne picada en un caldero o sartén grande y cocinar las espinacas al vapor o cocidad en agua y sal.

El resto del procedimiento es igual que con Thermomix.

El Borek se suele elaborar con carne de cordero, pero yo la elaboré con una mezcla de pavo y pollo.

Anuncios

Albóndigas de pollo y pavo al vapor

Es increíble lo buenas que pueden estar unas albóndigas siendo de pavo y pollo y sin freírlas.

La verdad es que no tienen nada que envidiarle a las clásicas albóndigas de carne roja, son muy jugosas, sanas, se hacen de una manera muy fácil con la Thermomix y las podemos comer como acompañamiento de arroces, pastas e incluso de verduras.

Como salen muchas unidades con estos ingredientes, yo suelo hacer con la misma carne unas hamburguesas, que a la plancha os aseguro que también están muy buenas. También las podríamos congelar.

 

Ingredientes para la carne de albóndigas:

  • 600 grs de carne picada mezcla de pollo y pavo (la picamos en la thermomix)
  • 15 grs de leche desnatada
  • 1 huevo
  • 30 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 pizca de pimienta blanca molida

Ingredientes para la salsa de verduras:

  • 100 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 180 grs de pimiento rojo
  • 90 grs de pimiento verde italiano
  • 60 grs de puerro
  • 30 grs de aceite extra de oliva
  • 180 grs de tomate natural triturado
  • 120 grs de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • 100 grs de agua
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 cucharadita de pimentón dulce molido

Preparación con la Thermomix:
En primer lugar vamos a preparar las albóndigas, para ello introducimos en el vaso el aceite de ajojil y la cebolla (los 30 grs). Programamos 5 segundos en velocidad 5. Bajamos los restos hacia las cuchillas y añadimos la sal, la pimienta, el huevo y la leche mezclándolo 4 segundos en velocidad 4.

Metemos este aliño en un bol grande y nos ponemos unos guantes de látex para mezclarlo bien junto con la carne picada y hacer a continuación las formas de las albóndigas. Una vez formadas, las dispondremos en el recipiente varoma. Tapamos y reservamos.

Ahora vamos a preparar la salsa que acompañará a estas estupendas y sanas albóndigas:

Cortamos en trozos la cebolla y la metemos en el vaso, junto con el ajojil, los pimientos y el puerro, también cortados en trozos regulares. Programamos 4 segundos en velocidad 4.

Añadimos el aceite y sofreímos 10 minutos en temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Agregamos ahora el tomate y la hoja de laurel, programando 5 minutos con temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Quitamos la hoja de laurel y añadimos el vino blanco, el agua, la sal y el pimentón. Colocamos el recipiente Varoma en su posición y programamos 25 minutos, temperatura Varoma y velocidad 2.
Cuando finalice el tiempo, sólo nos queda pasar las albóndigas a un wok o caldero. Trituramos la salsa 30 segundos en velocidad 8 y luego cubrimos las albóndigas con ella.

Para que los sabores se integren vamos a darle un hervor a las albóndigas en el wok y ya estarán listas para degustar.

 

Fuente: La juani de Ana Sevilla (adaptación)

Pavo al limón

La carne de pavo forma parte de las carnes blancas, esas que tanto recomiendan para que no se nos dispare el colesterol y para no consumir tantas grasas animales. A mí personalmente me gusta más que el pollo, ya que es más jugoso y así variamos un poco.

El pavo por sí solo está bueno, pero si encima lo acompañamos de una salsa de limón pasa a estar más que bueno. Me recuerda a la salsa de limón que preparan en los restaurantes chinos.

La receta es muy sencilla y el resultado es sorprendente, pensarán que hemos pedido comida china a domicilio!!
Ingredientes:

  • 600 gr de filetes de pavo
  •  aceite de oliva
  •  1 cucharada de harina
  •  1 limón
  •  2 cucharaditas de azúcar
  •  150 ml. de vino blanco
  •  sal y pimienta
  •  200 gr de  agua

 Preparación:

En una sartén ponemos  un poco de aceite y la calentamos. Mientras, salpimentamos los filetes y les pasamos por harina. Les sacudimos un poco para quitar el exceso de harina y freímos durante 2 minutos por cada lado. Reservamos los filetes y también el aceite que ha quedado en la sartén.

Lavamos el  limón y lo pelamos quitándole toda la parte blanca y las pepitas. Lo echamos en el vaso junto con 100 ml  de agua y   lo trituramos durante 30 segundos, a velocidad 5-7-10. Colamos y reservamos.

Sin lavar el vaso, añadimos el aceite que nos ha sobrado de freír el pavo y programamos 1 minuto, a temperatura 100º y velocidad 1,5. Echamos una cucharada de harina y programamos 1 minuto, temperatura 90º y velocidad 1.

Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos los filetes de pavo cortados en tiras, el zumo de limón, el azúcar, el vino blanco y el agua.  Programamos 7 minutos, temperatura 90º, giro a la izquierda y velocidad 1. Cuando termina, retiramos los filetes y si la salsa ha quedado muy ligera, la ponemos otros 2 minutos, a temperatura varoma y velocidad 1.

Servimos  los filetes en una fuente y los cubrimos con  la salsa de limón.

Cuando trituremos la salsa de limón deberíamos probarla para poder rectificarla de azúcar si fuera necesario, ya que  depende del tipo de limón que usemos.

Filetes rusos de pollo

Hoy comparto una receta muy sencilla y sana, para esos días en los que no tenemos ni idea de qué preparar para el almuerzo o la cena, pero que queremos comer algo sano y bueno.

Y si picamos la carne de pollo con la Thermomix, pues mucho mejor, ya que la carne picada se contamina rápidamente y es por ello que lo ideal es picarla e inmediatamente cocinarla. También es una manera de asegurarnos que la carne que consumimos es de buena calidad.

Otra ventaja de este plato es que lo podemos preparar y congelarlo en paquetitos de 2 ó 3 unidades para así tenerlos listos para cualquier contratiempo.

Ingredientes:

  • 500 gr de solomillos o pechugas de pollo
  • 1 huevo
  • 100 gr de cebolla picada
  • 1 cucharada de aceite de Ajojil
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • pimienta blanca molida al gusto

Preparación:

  • Lo primero que vamos a hacer es picar la carne de pollo, que lo haremos con la thermomix, de la siguiente manera:
    1. cortamos la carne de pollo en trozos de 2 cm aproximadamente y la congelamos durante 30 minutos.
    2. metemos 250 gr (la mitad) de la carne semi-congelada en el vaso de la thermomix y la trituramos 10 segundos en velocidad 5-10 progresiva.
    3. picamos los otros 250 gr de la misma manera.

    Si no tienes thermomix, puedes hacerlo en otro robot de cocina que triture o en una picadora de la siguiente manera:

    1. cortamos la carne de pollo en trozos de 2 cm aproximadamente y la congelamos durante 30 minutos.
    2. metemos 250 gr (la mitad) de la carne semi-congelada en la picadora o en el robot de cocina que tengamos y la trituramos hasta que tenga consistencia de carne picada.
    3. Picar siempre en cantidades que no sobrepasen los 250 gr para que el resultado sea óptimo.

    Ahora seguimos con nuestra receta eligiendo un bol grande y metiendo en él todos los ingredientes de nuestros filetes rusos.

    Mezclar muy bien y si fuera necesario (aunque yo no se lo añadí), ponerle un poco de pan rallado para poder trabajar mejor la mezcla.

    Es ahora el momento de calentar la sartén con aceite de oliva (que cubra los filetes) y con unos guantes de látex (para que no se nos pegue en las manos) vamos a formar bolitas del tamaño de unas albóndigas, y luego las vamos a aplastar sobre un plato llano con harina integral hasta que parezcan unas hamburguesas.

    Freír en abundante aceite caliente y dejar templar sobre papel absorbente para así desprendernos del exceso de aceite.

También podemos hacer albóndigas de pollo formando las bolitas y friéndolas. Y si hacemos mucha cantidad, congelarlas y ya estarán listas para freírlas cualquier otro día.

Albóndigas de pollo y pistachos

Los pistachos pertenecen al grupo de los frutos secos y por ello poseen hidratos de carbono, fibra, proteínas vegetales y grasas insaturadas.

Son un snack con importante valor energético, pero no por ello tendríamos que renunciar a su particular sabor, aunque  sí debemos racionarlo para que no se multipliquen  las calorías en  nuestros platos.

Con ellos se elaboran  desde unas natillas libanesas,  galletas o pasteles hasta unas albóndigas como las que hoy descubriremos: las albóndigas de pollo y pistachos.

Aunque parezca una unión un tanto extraña, matrimonios más raros se han visto, así que recomiendo esta receta ya que casan muy bien el uno con el otro.

Ingredientes:

  • 250 gr de pechuga de pollo
  • 50 gr de pan integral duro (del día anterior)
  • 50 gr de pistachos pelados
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • pan rallado integral para rebosar
  • salsa de tomate casera  para acompañar

Preparación con Thermomix:

Introducir en el vaso el pan duro en trozos, los pistachos pelados, las especias y la sal y darles varios golpes de turbo hasta que estén triturados. Si queremos que los trozos de pistachos destaquen en las albóndigas, picarlos solos, para controlar mejor el tamaño que queramos.

Añadir ahora la pechuga de pollo troceada y  el huevo y programar 30 segundos en velocidad 5.

Engrasarnos las manos con aceite o ponernos unos guantes de látex para ir formando las pequeñas albóndigas. Pasarlas por pan rallado integral (lo podemos hacer fácilmente en la Thermomix con el resto del pan duro integral y varios golpes de turbo) y freír en abundante aceite de oliva caliente.

Cuando estén doradas por ambos lados, colocarlas sobre servilletas absorbentes para eliminar el exceso de aceite y acompañarlas con la salsa de tomate casera.

Si queremos que queden más jugosas, podemos cocinarlas unos minutos dentro de la salsa de tomate, para que ablanden y resulten todavía más agradables.

Y ya tenemos otra razón para afirmar que nos gusta la comida libanesa!

Preparación sin Thermomix:

Introducir en una picadora o robot de cocina el pan duro en trozos, los pistachos pelados, las especias y la sal y triturar bien. Si queremos que los trozos de pistachos destaquen en las albóndigas, picarlos solos, para controlar mejor el tamaño que queramos.

Añadir ahora la pechuga de pollo troceada y  el huevo y mezclar en nuestra picadora hasta conseguir una masa homogénea.

Engrasarnos las manos con aceite o ponernos unos guantes de látex para ir formando las pequeñas albóndigas. Pasarlas por pan rallado integral (lo podemos hacer fácilmente en la picadora con el resto del pan duro integral) y freír en abundante aceite de oliva caliente.

Cuando estén doradas por ambos lados, colocarlas sobre servilletas absorbentes para eliminar el exceso de aceite y acompañarlas con la salsa de tomate casera.

Si queremos que queden más jugosas, podemos cocinarlas unos minutos dentro de la salsa de tomate, para que ablanden y resulten todavía más agradables.

Podríamos cambiar la sartén por el horno si no queremos sumar calorías de más a nuestra dieta. Precalentaríamos el horno a 180 grados y las dispondríamos sobre la bandeja del horno protegida con papel vegetal hasta que doren.

de Sonsoles Romero Publicado en Carnes