Borek turco

En pleno mes de agosto nada mejor que adentrarnos por el Mediterráneo y conocer una de las pasiones turcas que nos ofrece Turquía: El Borek.

Si tuviera que describir un Borek turco diría que son innumerables capas de pasta filo envolviendo unas tiernas espinacas y un original queso feta junto a una suave carne picada. Como ves es una mezcla de sabores y texturas que bien merece la pena conocer y adentrarnos así en el arte culinario de Turquía que tantos manjares nos ofrece y tan completos, porque una de las costumbres de la gastronomía turca es precisamente la mezcla de ingredientes equilibrados que nos ayudan a elaborar el plato perfecto de hidratos, proteínas y verduras.

Por ello no es casualidad que en sus platos encontremos carnes acompañadas de  arroz y decorados con una gran variedad de verduras.
Berenjenas, cordero, cilantro, queso feta… son algunos de los ingredientes que caracterizan a Turquía y que poco a poco en este blog iremos descubriendo al igual que otras especialidades de diferentes partes del mundo…es hora de probar cosas nuevas!

Ingredientes:

  • un paquete de pasta filo
  • 300 grs de carne picada de pavo y pollo
  • 300 grs de espinacas frescas
  • 100 grs de queso feta
  • 50 grs de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • semillas de sésamo para decorar
  • sal fina

Preparación con la Thermomix:

Comenzamos nuestra receta rallando el queso feta en la Thermomix programando 5 segundos en velocidad 5. Reservamos.

Sin lavar el vaso metemos  el aceite y programamos 3 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Añadimos el ajo pelado y entero y programamos 2 minutos más a la misma velocidad y temperatura.

 Finalizado el tiempo retiramos el ajo y ponemos la mariposa en las cuchillas para añadir ahora la carne picada a la que ya le hemos añadido muy poquita sal.

Rehogamos todo bien durante unos 15 minutos con  temperatura Varoma y velocidad 1, colocando el recipiente Varoma encima con las espinacas bien limpias dentro.

Cuando terminen los 15 minutos, añadimos las espinacas en el interior del vaso y programamos 1 minuto sin temperatura y con velocidad 2. Dejar templar.

Una vez listo el relleno, vamos a preparar el montaje del borek, que si bien no es complicado, sí es necesario tener un poco de maña y mucha paciencia.

Precalentamos el horno a 180º.

Extendemos tres láminas de pasta filo sobre una lámina de papel de horno, ya que ésta nos ayudará a moverlo después a la bandeja del horno y evitar que se nos rompa.

Sobre estas primeras tres láminas de pasta, a las que por cierto hay que tratar con mucha delicadeza porque se parten fácilmente, colocaremos parte del queso feta que hemos rallado antes, repartiéndolo bien por toda la lámina y teniendo en cuenta que los bordes deben quedar libres.

Colocamos encima otras tres láminas de pasta filo y ahora repartimos la mitad de la carne y las espinacas. Volvemos a tapar con otras tres láminas de pasta filo y repetimos la secuencia de queso feta, pasta filo y carne con espinacas.

Una vez terminadas las capas, doblamos los laterales hacia adentro para que no se salga el relleno y vamos enrollando como si se tratara de un brazo gitano.

Ahora cogeremos otras tres láminas de pasta y envolvemos el brazo de gitano como si se tratara de un paquete de regalo, para así tapar los laterales y evitar que el relleno se nos salga por los lados.

Finalmente sólo tenemos que pincelar la superficie con huevo batido y decorar con las semillas de sésamo.

Horneamos durante unos 15 minutos aproximadamente a 180 grados hasta que obtenga un bonito color dorado y ésta será la indicación de que ya tenemos listo nuestro exquisito Borek turco.

Para preparar esta receta sin Thermomix tendremos que picar el queso feta en una picadora, rehogar la carne picada en un caldero o sartén grande y cocinar las espinacas al vapor o cocidad en agua y sal.

El resto del procedimiento es igual que con Thermomix.

El Borek se suele elaborar con carne de cordero, pero yo la elaboré con una mezcla de pavo y pollo.

Anuncios

Albóndigas de Tofu en salsa de albaricoque

El tofu es por excelencia la carne de los vegetarianos, ya que su alto contenido en proteínas lo hacen perfecto para ser el sustituto de la carne animal.
Para su elaboración, similar a la del queso de leche de vaca, se separa el suero de la leche de soja  y la parte sólida resultante dará lugar a un alimento muy bajo en calorías, con muy poca grasa, digestivo  y rico en calcio, hierro y magnesio.

Su sabor y textura tan suaves hacen que por sí solo resulte hasta insípido, pero mezclándolo con los ingredientes adecuados obtendremos un alimento muy saludable y que nos aporta proteína vegetal de alto valor nutritivo.
En la mesa lo podemos presentar en dados en medio de una ensalada,  a la plancha con ajojil por encima, salteado con verduras asadas, flotando en una sopa reconfortante o con una salsa deliciosa de albaricoques y en forma de albóndigas como os traigo hoy.
Que la disfrutéis!

Ingredientes para las albóndigas:

  • 75 grs de cebolla
  • 130 grs de  zanahorias
  • 25 ml de aceite de oliva
  • 250 grs de tofu fresco
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de harina de trigo integral
  • Aceite para freir las albóndigas
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para la salsa:

  • 50 g de zanahorias
  • 40 g de papas
  • 20 ml de aceite de oliva
  • 75 g de orejones de albaricoque
  • 150 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación con Thermomix:

Lo primero que tenemos que hacer para elaborar la salsa de albaricoque es hidratar los orejones. Para ello los dejaremos en un bol de agua caliente durante al menos 2 horas para que empapen bien y que nos quede una salsa fina y con la textura adecuada.

A continuación escurriremos bien el tofu y lo envolvemos con papel de cocina para eliminar la mayor cantidad de líquido.

Una vez hecho estos dos pasos nos ponemos ya a elaborar las albóndigas.

Introducimos en el vaso la cebolla y las zanahorias (peladas y cortadas en trozos) y añadiremos también los 25 ml de aceite. Trituramos durante 6 segundos a velocidad 5.

Bajamos los restos de las paredes y las rehogamos durante 10 min, a 100º, velocidad 2.

Finalizados los 10 minutos añadimos el tofu bien escurrido en trozos, el sésamo, la salsa de soja y la sal y programamos 5 minutos, 80º y  velocidad 2   retirando el cubilete para que el tofu termine de evaporar agua.

Cuando finalize sacamos la mezcla con una lengua de cocina y la extendemos en un plato llano hasta que enfríe y la podamos trabajar con las manos.

Ahora es el momento de llamar a los pequeños de la casa y hacer manualidades con ellos, jejeje, así que nos pondremos guantes de silicona para evitar que se nos pegue la masa (a los más peques con engrasarles las manitas con aceite de oliva ya tenemos).

Formamos bolitas del tamaño de unas albóndigas, las pasamos por la harina y les damos toquecitos para que suelten el sobrante de harina. Las vamos apartando en un plato limpio mientras calentamos abundante aceite caliente (y cuando digo abundante me refiero a que queden totalmente sumergidas las albóndigas, así evitaremos moverlas para darles la vuelta y que se nos rompan).

También es importante que las vayamos friendo en varias tandas, es decir, ir friendo en pocas cantidades, así conseguiremos que la temperatura del aceite no baje y no se rompan las albóndigas.

Las freímos hasta que doren y las apartamos en un plato con papel de cocina. Reservamos y nos vamos con la salsa!

Para la salsa:

Introducimos en el vaso las zanahorias y la papa en trozos. Trituramos durante 5 segundos, velocidad 5.

Bajamos los restos de las paredes, añadimos en aceite y cocinamos durante 10 minutos, 100º, velocidad 2.

Añadimos los orejones ya hidratados, la sal y la leche. Trituramos durante 1 minuto a velocidad progresiva 7-10.

 

Si queremos una salsa más fina, dejar otro minuto a velocidad 10.

Para mi gusto, la textura de la salsa con estas cantidades es la perfecta, pero si os gusta más líquida podéis añadirle un chorrito de leche y rectificar de sal si fuera necesario.

Ya sólo nos queda hacer un basmati y acompañar a estas sanas y suaves albóndigas que seguro sorprenderán a todos en casa.

Preparación sin Thermomix:

Lo primero que tenemos que hacer para elaborar la salsa de albaricoque es hidratar los orejones. Para ello los dejaremos en un bol de agua caliente durante al menos 2 horas para que empapen bien y que nos quede una salsa fina y con la textura adecuada.

A continuación escurriremos bien el tofu y lo envolvemos con papel de cocina para eliminar la mayor cantidad de líquido.

Una vez hecho estos dos pasos nos ponemos ya a elaborar las albóndigas.

Picamos en una picadora la cebolla y las zanahorias (peladas y cortadas en trozos) y sofreímos en una sartén con los 25 ml de aceite. Rehogar hasta que la cebolla esté transparente y la zanahoria cocinada.

Ahora troceamos el tofu en dados pequeños y lo añadimos a la sartén. También agregamos el sésamo, la salsa de soja y la sal y lo cocinamos todo a fuego medio durante unos 5 minutos aproximadamente.

Pasamos a un bol y trituramos con una batidora de brazo hasta conseguir una mezcla homogénea. Dejamos enfriar hasta que la podamos manipular con las manos.

Ahora es el momento de llamar a los pequeños de la casa y hacer manualidades con ellos, jejeje, así que nos pondremos guantes de silicona para evitar que se nos pegue la masa (a los más peques con engrasarles las manitas con aceite de oliva ya tenemos).

Formamos bolitas del tamaño de unas albóndigas, las pasamos por la harina y les damos toquecitos para que suelten el sobrante de harina. Las vamos apartando en un plato limpio mientras calentamos abundante aceite caliente (y cuando digo abundante me refiero a que queden totalmente sumergidas las albóndigas, así evitaremos moverlas para darles la vuelta y que se nos rompan).
También es importante que las vayamos friendo en varias tandas, es decir, ir friendo en pocas cantidades, así conseguiremos que la temperatura del aceite no baje y no se rompan las albóndigas.

Las freímos hasta que doren y las apartamos en un plato con papel de cocina. Reservamos y nos vamos con la salsa!

Para la salsa:

Picamos en una picadora las zanahorias y la papa y las rehogamos en una sartén con el aceite durante unos 10 minutos a fuego medio. Una vez rehogadas las zanahorias y la papa, lo pasaremos a un bol donde añadimos los orejones escurridos, la sal y la leche para triturar bien la salsa con un brazo batidor.

Para mi gusto, la textura de la salsa con estas cantidades es la perfecta, pero si os gusta más líquida podéis añadirle un chorrito de leche y rectificar de sal si fuera necesario.

Ya sólo nos queda hacer un basmati y acompañar a estas sanas y suaves albóndigas que seguro sorprenderán a todos en casa.

 

 

Premio Liebster Award

liebsterblog-award

Siempre que tenemos un proyecto en mente y lo ponemos en marcha, es ya un gran logro y satisfacción personal ver como cada día que pasa se convierte en algo indispensable en nuestra vida, pero cuando transcurre el tiempo y compruebas que lo que te gusta hacer también le gusta a otros, la satisfacción es doble. Premios como éste me animan a seguir con esta pequeña ventana a mi cocina y ayudaros a comer cada día un poquito más sano.

En primer lugar quiero agradecer a Cristian, autor del blog   Arandabuesa, por haberme concedido este premio.

Y en segundo lugar quiero explicar que el “Premio Liebster Award” es un premio que se concede a los blogs que tienen menos de 200 seguidores, para así darles un pequeño empujoncito a estos blogs,  que no por tener pocos seguidores carecen de calidad, sino de difusión.

Este premio tiene una serie de pautas, vamos a conocerlas:

1. Nombrar y agradecer el premio a la persona/blog que te lo concedió
2. Responder a las 11 preguntas que te formule
3. Enumerar 11 cosas sobre ti para que podamos conocernos un poco mejor
4. Conceder el premio a  blogs que te gusten, que estén empezando y que tengan menos de 200 seguidores.
5. Formular 11 preguntas para que respondan las bloggers a las que premias
6. Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo
7. Informar a los blogs de su premio
Así que allá voy con las preguntas:
1.¿Porque decidistes el nombre de tu blog?
Porque mi pasión por las masas y por lo original de ellas, es decir, la harina integral, define mi elección en la cocina por lo genuíno, por los ingredientes sanos y naturales que no han sido refinados y despojados de su esencia original.
2.¿En algún momento has pensado en dejar de escribirlo?
Nunca he pensado en dejar nada que me guste hacer, al menos mientras pueda.
3.¿Que te gustaría conseguir con el blog?
Que las personas que quieran llevar una dieta sana y equilibrada encuentren una solución factible en mis recetas.
4.¿Cual es esa prenda que no puede faltar en tu maleta?
Una camiseta de tirantes de algodón para dormir.
5.¿Que prefieres la ropa de invierno o la ropa de verano?
Las dos. La primera por su elegancia, la segunda por su colorido y comodidad.
6.¿Un complemento preferido?
Un colgante que me regaló mi marido cuando nació mi hijo.
7.¿Como calificarías tu estilo de vestir?
Casual
8.¿Cual es la ciudad favorita que te gustaría conocer?
Brujas, en Bélgica, por la magia que transmiten sus fotografías.
9.¿De que grupo o cantante tenías pósters en tu habitación?
Alejandro Sanz
10.Cine ¿con o sin palomitas?
Sin palomitas, pero con bizcocho integral, jeje
11.¿Que es lo que más te gusta de mi blog?
La naturalidad con la que muestras tus recetas favoritas.
Sobre las once características de mi persona diría…
– mi pasión por mi hijo
– mi pasión por los animales
– mi pasión por la cocina
– valorar las cosas más sencillas de la vida
– la sinceridad
– las ganas de aprender algo nuevo cada día
– mi afición por la decoración
– mi afición por la nutrición
– mi afición por el cuidado en general de la salud
– la empatía hacia los demás
– la superación personal.
Concedo este premio a los siguientes blogs:

Crema de lechuga

crema de lechuga

Cada vez que compraba lechuga para hacer una ensalada terminaba tirando la restante por que se me estropeaba en la nevera, así que me puse a buscarle otras utilidades culinarias al alimento en cuestión hasta que descubrí varias recetas que ahora tendrán más protagonismo en mi cocina que la de la simple ensalada de lechuga y tomate.

Algunas personas me dicen que la lechuga le producen gases en el estómago, pero he de decirles que las verduras crudas son más indigestas que las cocinadas y por ello pueden originar flatulencias, así que otra opción más digestiva es comerlas cocinadas, al menos la lechuga en este caso.

Su suave sabor es muy agradable a nuestro paladar y aunque nos recuerde a la reina de las ensaladas, seguro que les gustará hasta a aquellos que sacan la lechuga de las hamburguesas por temor a su crujiente degustación.

Os propongo algo… haced esta crema y no digáis de qué está hecha hasta que no la prueben los comensales… pocos acertarán la respuesta.

Es muy recomendable tomar lechuga en la cena, ya que nos induce al sueño y contiene muy pocas calorías.

Además de aportarnos vitaminas como la B9, que es idónea para mujeres embarazadas, también nos protege frente a enfermedades degenerativas como puede ser el cáncer, ya que sus antioxidantes y beta-carotenos están directamente relacionados con su llamativo color verde y son los encargados de fortalecer nuestro organismo.

También son conocidas sus propiedades antitusivas, diuréticas y digestivas e incluso ayudan a calmar los fuertes cólicos de la menstruación.

Seguro que por alguna de las propiedades que he nombrado te interesará pintar de verde tus platos.

Conozcamos por fin la fórmula de esta crema tan original y sorprendentemente agradable.

Ingredientes:

  • 120 grs de cebolla
  • 150 grs de puerro
  • 250 grs de lechuga
  • 100 grs de papas
  • 1 cucharadita de ajojil
  • 2 hojas de hierbabuena
  • 250 grs de agua
  • 250 grs de leche desnatada
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 30 grs de aceite de oliva virgen extra

Preparación con la Thermomix:

Introducimos en el vaso la cebolla, los puerros, el ajojil, las papas y el aceite de oliva virgen. Trituramos 5 segundos, velocidad 5.

Rehogamos durante 5 minutos con temperatura Varoma y en velocidad 1.

Añadimos el agua, la sal y las hojas de  hierbabuena. Cocinamos durante 15 minutos, con temperatura de  100º y velocidad 2, quitando el  cubilete y poniendo el cestillo para que no salpique.

Añadimos la lechuga en trozos y la leche. Trituramos 5 segundos, velocidad 5.

Cocemos durante 12 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Sin cubilete también y con el cestillo.

Dejamos que se enfríe un poco y trituramos durante 30 segundos, a velocidad progresiva 5-7-10.

Ya me diréis si os gusta el resultado. Buen provecho!!!

Preparación sin Thermomix:

Picamos la cebolla, los puerros y las papas y lo rehogamos  con el ajojil  y el aceite de oliva virgen durante 5 minutos aproximadamente a fuego medio en un caldero.

Añadimos el agua, la sal y las hojas de  hierbabuena. Cocinamos durante 15 minutos a fuego medio-algo y después añadimos la lechuga en trozos muy pequeños y la leche. 

Cocemos durante 12 minutos a fuego medio-alto y dejamos que se enfríe un poco. Finalmente trituramos en un baso batidor o con una batidora de mano.

Premio BFP

Este es el primer premio que recibe “Con harina integral” y la verdad es que me ha hecho muchísima ilusión, es una valoración por mi trabajo y también un aliciente para seguir compartiendo las recetas que se cocinan día a día en mi hogar.

Gracias a Cristian por este obsequio y felicidades a él también por su blog: http://arandabuesa.blogspot.com.es/2012/10/premio-bfp.html

Lo peculiar de este premio es que se lo debes otorgar a otros blog que sigas, a otras cocinas que te inspiran y te dan ideas para nutrirnos adecuadamente. Así que allá voy…

  1. http://www.gastronomiaycia.com/
  2. http://www.misthermorecetas.com/
  3. http://lajuani-anasevilla.blogspot.com.es/
  4. http://www.thermorecetas.com/
  5. http://www.velocidadcuchara.com/

Felicidades a todos por tener unos blogs tan maravillosos!!

Grupo en facebook de Nutrición Integral

Son muchas las personas que se van interesando por su bienestar físico, por aprender a comer sano, por descubrir que las verduras no sólo se comen en ensaladas y que no hace falta comer todos los días pechuga de pollo para perder los kilos sobrantes y mantenerse en el peso ideal. Es por ello que me he animado a crear un fantástico grupo en facebook y aprovechar las ventajas que nos regalan hoy en día las redes sociales para compartir día a día los menús más saludables, las tablas de ejercicios que nos ayudan a estar en forma, los trucos para no aburrirnos de comer siempre lo mismo y por qué no, comentar también nuestras experiencias aunque nada tengan que ver con la nutrición.

He de aclarar que yo no soy nutricionista, sólo soy una persona que me preocupo por mi salud y quiero compartir mis experiencias con personas que como yo  buscan el bienestar físico, ése que sólo se consigue con una porción de ejercicio y otra de “Nutrición integral”.

Será un placer para mí conocer a los lectores de “Con harina integral”, así que animáos y uníos al grupo, yo lo creo, vosotros lo llenaréis de conocimientos.

El enlace del grupo

Crema de calabaza

Ésta es la primera crema que le preparo a mi pequeñín, y la verdad es que me cuesta mucho hacer un puré con tan pocos ingredientes y cantidades, pero habrá que acostumbrarse!!

La pediatra me dice que la cocine en una olla a presión, pero… ¿me lo diría porque no sabe que yo  tengo la Thermomix? Porque en 20 minutos la tengo lista, la trituro muy bien en este mismo robot y no tengo que estar limpiando ese gran caldero, así que sin pensarlo me puse a investigar con estas pequeñas raciones:

Ingredientes:

  • 200 gr de calabaza
  • 120 gr de papas
  • 2 cubiletes de agua
  • 1 hilito de aceite de oliva virgen

Preparación con la Thermomix:

Limpiar bien el trozo de calabaza y la papa  también,  para quitarle el exceso de tierra.  Pelarlas bien y trocearlas ( en trozos medianos). Introducirlas en el vaso y programar 20 segundos a velocidad 4.

Una vez trituradas, meter en el vaso  el agua y programar 20 minutos, temperatura 100º y velocidad 3 (a los 10 minutos bajar a velocidad 1).

Finalmente echar muy poquito de aceite de oliva virgen y mezclar durante 20 segundos a velocidad 4.

Espero que tengan tanto éxito como lo tuve yo, porque mi nene se la comió casi toda, y eso que era su primer puré, por lo que  yo estaba cruzando los dedos.  Al principio estaba un poco  desconcertado, como si supiera que algo estaba tramando su madre, pero después se fue acostumbrando a su nuevo alimento.

También se  puede hacer más cantidad y congelar en envases individuales, por si surge algún contratiempo. Un truco para que quede como recién hecho es descongelarlo al baño maría y después triturarlo unos segundos en nuestra thermomix, para luego añadir en crudo ese hilito de aceite de oliva virgen que tan bien les sienta.