Crema de calabacín

De todas las cremas de calabacín que he probado, sin duda me quedo con ésta.

Su suave sabor y su textura tan cremosa hace que hasta los más reacios a comer verduras  quieran tomarla  y es muy importante incluir en la dieta de nuestra familia verduras como ésta, ya que el calabacín nos aporta fibras, proteínas, folatos y una buena cantidad de vitaminas del grupo C y B.

A estas ventajas hay que añadir su gran contenido en agua y las mínimas cantidades de grasa que nos aporta. Estas dos características lo hacen perfecto para las dietas de adelgazamiento.

También su aporte mineral es a tomar en cuenta, ya que el potasio, magnesio, sodio, yodo, calcio y  hierro son otros beneficios que nos aporta esta hortaliza.

En resúmen, muchas ventajas y ningún inconveniente… queréis probarla?

Ingredientes:

  • 500 grs de calabacín
  • 1 cebolla (100 grs aprox.)
  • 1 cucharadita de ajojil
  • 30 grs de aceite de oliva virgen
  • 300 grs de agua
  • 100 grs de leche desnatada
  • 3 quesitos en porciones light
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • una pizca de pimienta blanca molida
  • una pizca de jengibre en polvo

Preparación con la Thermomix:

Introducir en el vaso la cebolla troceada, el ajojil y el aceite y programar 4 segundos en velocidad 5.

Bajar los restos de las paredes del vaso  y programar ahora 8 minutos temperatura Varoma y velocidad 3.

Ahora es el momento de trocear el calabacín (sin pelar, para que conserve todas sus propiedades) y programamos 8 segundos en velocidad 5, para que se triture bien. Ahora vamos a cocinarlo un poco durante 10 minutos, en temperatura Varoma y velocidad 2.

Añadimos el agua y la sal y programamos 20 minutos en temperatura Varoma y velocidad 2.

Cuando finalice la cocción introducimos la leche, los quesitos, el jengibre y la pimienta molida.

Dejar enfriar la crema con el vaso destapado y con cuidado programar 1 minuto en velocidad progresiva 5-7-10 para obtener una crema fina y sin tropezones.

Buen apetito!!

Para elaborar esta deliciosa crema sin thermomix, debemos pochar en un caldero la cebolla picada con el ajojil y el aceite. Después pochamos el calabacín troceado junto a los ingredientes anteriores. Añadimos el agua y la sal y cocinamos por 25-30 minutos a fuego medio (si es una olla a presión con 5 minutos ya tenemos). Cuando las verduras estén cocinadas lo dejamos enfriar y le añadimos la leche, los condimentos y los quesitos y trituramos bien con una batidora de mano.

Acompañada con requesón no sólo está riquísima, sino que aumentamos su cantidad de calcio y de proteínas.

Premio BFP

Este es el primer premio que recibe “Con harina integral” y la verdad es que me ha hecho muchísima ilusión, es una valoración por mi trabajo y también un aliciente para seguir compartiendo las recetas que se cocinan día a día en mi hogar.

Gracias a Cristian por este obsequio y felicidades a él también por su blog: http://arandabuesa.blogspot.com.es/2012/10/premio-bfp.html

Lo peculiar de este premio es que se lo debes otorgar a otros blog que sigas, a otras cocinas que te inspiran y te dan ideas para nutrirnos adecuadamente. Así que allá voy…

  1. http://www.gastronomiaycia.com/
  2. http://www.misthermorecetas.com/
  3. http://lajuani-anasevilla.blogspot.com.es/
  4. http://www.thermorecetas.com/
  5. http://www.velocidadcuchara.com/

Felicidades a todos por tener unos blogs tan maravillosos!!

Albóndigas de pescado

El bacalao y la merluza son probablemente los pescados que más consumimos, pertenecen al grupo de pescado blanco, un grupo muy recomendado para nuestra salud, ya que contienen muy poca grasa (el 2% total de su peso).

Digestivo y con pocas calorías, el pescado blanco es ideal para los más pequeños de la casa, el problema es que a veces tenemos que camuflarlo muy bien para poder conseguir que nuestros pequeños comensales lo consuman.

Una estupenda manera de preparar el pescado tanto para mayores o pequeños son estas albóndigas de pescado, en este caso en concreto, de bacalao y merluza.
Éstos dos sabores se complementan  muy bien, y con la salsita verde que acompaña a nuestras albóndigas, pocos se podrán resistir a comer estas bolitas ligeras y sabrosas.

Ya sin más espera vamos a descubrir cuáles son los ingredientes que necesitaremos:

Ingredientes para las albóndigas:

  • la piel de medio limón
  • 150 grs de merluza sin piel ni espinas
  • 150 grs de bacalao desalado
  • 1 cucharadita de ajojil
  • 1 rebanada de pan de molde integral
  • 1 huevo mediano
  • 120 grs de vino blanco
  • 250 grs de agua
  • un chorrito de leche
  • 1 cucharadita rasa de sal fina yodada
  • una pizca de pimienta blanca molida
  • pan rallado integral

Ingredientes para la salsa:

  • 1 cucharadita de ajojil
  • 50 grs de aceite de oliva
  • 50 grs de vino blanco
  • el caldo de hacer el pescado

Preparación con la Thermomix:

Comenzamos preparando las albóndigas y  para ello vamos a introducir en el vaso el vino, el agua y la piel del limón. Programar 5 minutos, 100º y velocidad 1.

Meter el pescado en trozos dentro del cestillo y cuando hayan pasado los 5 minutos introducirlo dentro del vaso y programar 6 minutos, 100º, velocidad 3.

Metemos ahora la rebanada de pan en un plato hondo y la mojamos con un poco de leche a temperatura ambiente.

Cuando finalice, sacar el cestillo con cuidado de no quemarse, quitamos la cáscara de limón del caldo y lo reservamos.

Sin lavar el vaso añadimos el ajojil, el huevo, el pescado muy bien escurrido con ayuda de servilletas de cocina y el pan también muy escurrido, salpimentar y mezclar 15 segundos a velocidad 3.

Nos ponemos unos guantes de látex o nos engrasamos las manos con aceite y vamos formando las bolitas, las rebosamos con el pan rallado y las colocamos en el varoma sin apretarlas mucho para que no se deformen. Reservar.

Para preparar la salsita verde vamos a hacer lo siguiente:

Agregamos al aceite el ajojil y sofreímos durante 3 minutos, temperatura 100º y velocidad cuchara. Seguidamente  añadimos el vino y programamos 1 minuto, temperatura Varoma, velocidad 1 y le quitamos el cubilete para que se evapore bien el alcohol.

Cuando finalice el tiempo añadimos el caldo que teníamos reservado, colocamos el varoma en su posición y programamos 12 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3.

Ahora retiramos el varoma y mezclamos la salsa 5 segundos en  velocidad 3. Colocamos las albóndigas en un caldero, las regamos con la salsa y le damos un hervor de 5 minutos.

Aunque parezca complicada su preparación, no lo es tanto y el resultado final es increíble: unas albóndigas tan sanas y tan buenas no se encuentran fácilmente, así que no dudes en prepararlas!

Si la mezcla no nos ayuda a formar bien las albóndigas añadimos un poco de pan rallado, pero es preferible que escurramos bien el pan y el pescado para que ésto no suceda.

 

Fuente: Recetas  Thermomix.

Pan integral de yogur

El yogur es un alimento probiótico que  posee gran número de microorganismos vivos, esto lo convierte en un lácteo muy beneficioso para regular la flora intestinal.

Como buen lácteo nos ayuda a mantener fuertes nuestros huesos, ya que el yogur nos aporta el 70% del calcio diario necesario y parece ser que también contribuye a alejar  varios tipos de cáncer, como el de colon y el de mama.

Su alto contenido en calcio, proteínas de alta calidad, vitaminas e hidratos de carbono, fortalecen las defensas de nuestro organismo y también son mejor tolerados por las  personas  intolerantes a la lactosa, ya que la leche de los yogures está fermentada.

¿Y por qué estoy hablando de las propiedades del yogur si ésta es una receta de pan? Pues porque a las propiedades beneficiosas del pan le tenemos que añadir las del yogur, ya que este tierno pan integral está elaborado con yogur natural, el cual le dará un sabor muy suave y esa será la principal razón por la que quieras repetir esta receta.

Así que busquemos en nuestro frigorífico uno de esos yogures naturales de toda la vida y pongámonos con las manos en la masa…

Ingredientes:

  • 1 yogur natural
  • 240 gr de leche desnatada
  • 1 cucharadita de miel o azúcar invertido
  • 250 grs de harina integral de trigo
  • 250 grs de harina de fuerza
  • 15  grs de levadura fresca o una cucharada rasa de levadura seca de panadería.
  • 1 cucharadita de sal fina yodada

Preparación con la Thermomix:

Introducir en el vaso la leche desnatada y programar 1 minuto, temperatura 37ºy velocidad 1. Cuando el tiempo termine añadir el yogur, el azúcar invertido o la miel y mezclar durante 4 segundos en velocidad 4.

Añadimos ahora los dos tipos de harina, la levadura de panadería (si es fresca desmenuzarla en el paso anterior), y la sal y amasar durante 3 minutos en velocidad espiga.

Cuando pasen los 3 minutos vamos a sacar la masa del vaso y la vamos a introducir en un bol y luego lo tapamos con un paño de cocina o con film transparente y esperamos a que doble su volumen (unos 45-60 minutos aproximadamente).

Cuando haya levado sacar la masa del bol, amasarla bien e introducir en un molde tipo plum-cake previamente engrasado o forrado con papel vegetal de horno. Tapar y dejar otra vez levar unos 45 minutos.

Precalentar el horno a 180º y hornear durante 40 minutos (dependiendo de la potencia de nuestro horno).

Desmoldar y dejar enfríar.

Y ya tenemos un pan muy fácil de preparar y riquísimo para completar el mejor de los desayunos. Probadlo!

Para elaborar este pan sin la Thermomix tenemos que hacer la mezcla en un bol y cuando ésta se vaya separando de las paredes del bol, enharinamos la encimera y lo amasamos muy bien hasta que sea una masa compacta. Lo dejaremos levar en un bol, volveremos a amasar, lo introduciremos en el molde y lo volveremos a dejar levar. El resto es exactamente igual como he explicado en la receta.

Fuente: La Juani de Ana Sevilla.

Grupo en facebook de Nutrición Integral

Son muchas las personas que se van interesando por su bienestar físico, por aprender a comer sano, por descubrir que las verduras no sólo se comen en ensaladas y que no hace falta comer todos los días pechuga de pollo para perder los kilos sobrantes y mantenerse en el peso ideal. Es por ello que me he animado a crear un fantástico grupo en facebook y aprovechar las ventajas que nos regalan hoy en día las redes sociales para compartir día a día los menús más saludables, las tablas de ejercicios que nos ayudan a estar en forma, los trucos para no aburrirnos de comer siempre lo mismo y por qué no, comentar también nuestras experiencias aunque nada tengan que ver con la nutrición.

He de aclarar que yo no soy nutricionista, sólo soy una persona que me preocupo por mi salud y quiero compartir mis experiencias con personas que como yo  buscan el bienestar físico, ése que sólo se consigue con una porción de ejercicio y otra de “Nutrición integral”.

Será un placer para mí conocer a los lectores de “Con harina integral”, así que animáos y uníos al grupo, yo lo creo, vosotros lo llenaréis de conocimientos.

El enlace del grupo

Buenos días de donuts

¿Se puede convertir un panecillo de grasas saturadas catalogado como bollería industrial en un sano desayuno? Pues la respuesta es sí, y lo vas a comprobar a continuación, porque hoy vamos a aprender a hacer unos bollitos tan suaves y deliciosos, que querrás repetir la receta todas las semanas.

Son fáciles de hacer y lo mejor de ellos es que congelan muy bien, algo muy importante para hacer cantidad y congelar el resto para seguir tomándolos durante la semana como recién hechos. Sólo hay que sacarlos del congelador, meterlos en el frigorífico y después unos segundos al microondas o a la plancha. Os aseguro que quedan riquísimos.

Rellenos de dulce o salado, estos panecillos que nos recuerdan a los donuts por su hueco central, nada tienen que ver con ellos  porque no son fritos ni llevan tanta cantidad de azúcar, así que merece la pena hacer el cambio, al menos nuestro colesterol lo agradecerá.

Vamos entonces a preparar los ingredientes que harán nuestro despertar más placentero!

Ingredientes:

  • 75 gr de leche semidesnatada
  • 140 gr de aceite de mantequilla ligera (se puede sustituir por aceite de oliva)
  • 2 cucharadas de levadura seca de panadería o 40 gr de levadura fresca
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 60 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • huevo batido para pincelar

Preparación con Thermomix:

Metemos  en el vaso la leche con la mantequilla o aceite de oliva y  programamos 4 minutos, 37 º y velocidad 2 para que se templen un poco. Seguidamente añadimos la levadura si la que usamos es la fresca, si vamos a usar la que es en forma de granulado (levadura seca de panadería) la uniremos a la harina en el siguiente paso.

Es ahora el momento de agregar la harina, el azúcar, los huevos, la sal y la esencia de vainilla. Programamos 5 minutos sin temperatura y con velocidad espiga.

Guardamos la mezcla obtenida en un bol espolvoreado con harina y la dejamos levar en un ambiente cálido envuelto en papel film transparente. Tiene que multiplicar su volumen, así que el bol deberá ser lo suficientemente amplio.

A los 45 minutos aproximadamente vamos a espolvorear nuestra encimera con harina y vamos a amasar un poco con las manos nuestra masa para desgasificarla y proceder a darle su característica forma de “buenos días”.

Para esto tendremos que estirar la masa con ayuda de un rodillo y después con ayuda de dos cortapastas (un aro del tamaño de un donuts y otro más pequeño para hacer el hueco central) conseguiremos darle forma a nuestros panecillos.

Una vez cortados los colocaremos sobre una bandeja de horno con papel vegetal y los tapamos con un paño de algodón para que vuelvan a levar, unos 45 minutos más.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180º y mientras vamos a hacerles unos cortes con un cuchillo afilado, como se pueden apreciar en la fotografía.

Pincelar la superficie de los panecillos con huevo batido y dejarlos dorar unos 10-15 minutos, dependiendo de la potencia de nuestro horno.

Ahora sólo falta decidirnos por el relleno… ¿dulce o salado? de las dos maneras están riquísimos. Atrévete a probarlos!

Para elaborar esta receta sin Thermomix, debemos incluir los ingredientes en un bol amplio siguiendo el mismo orden y amasarlo muy bien con las manos o con ayuda de algún otro robot que amase pan.  La leche que usemos y la mantequilla deberán estar a temperatura ambiente. El resto de la preparación se hace como he explicado en la receta, ya que para dar la forma a nuestros bollitos no es necesario usar la Thermomix, sino más bien un poco de paciencia y disponer de los utensilios apropiados.  Si no disponemos de ellos podríamos ayudarnos con un vaso grande o bol para hacer la circunferencia mayor y del tapón de una botella de refresco para hacer el huequito central.

Fuente: La Juani de Ana Sevilla.

Huevos rellenos de atún y lactonesa

Si buscas un entrante que te aporte proteína de alto valor biológico, vitaminas, minerales y además calcio, sigue leyendo, porque además de nutritivos, estos huevos están riquísimos!!

Con el calor del mes de agosto siempre andamos en la búsqueda de sopas frías, sorbetes, zumos y entrantes fresquitos, por eso esta receta es idónea para combatir las altas temperaturas.

Sobra decir que si no disponemos de Thermomix también podremos obtener el mismo resultado.

Ingredientes:

  • 6 huevos medianos o grandes
  • 2 latas pequeñas de atún al natural
  • 1 latita de aceitunas sin hueso
  • 4 cucharadas de salsa lactonesa.
  • queso Cottage para decorar
  • 800 gr de agua

Preparación con Thermomix:

Comenzaremos metiendo los huevos en el cestillo, que a su vez lo introduciremos en el vaso con el agua.

Programamos 20 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.

Al finalizar el tiempo, sacamos el cestillo con la ayuda de la espátula y refrescamos los huevos en agua fría para así pelarlos mejor.

Limpiamos y secamos bien el vaso de la Thermomix e introducimos las yemas, que ya las habremos sacado con ayuda de una cucharilla, después de hacerle a los huevos un corte longitudinal.

Rallamos 2 segundos, velocidad 3. Sacamos del vaso un par de cucharadas de yema rallada para decorar después y reservamos.

Añadimos al vaso junto con la yema rallada, el atún, y la lactonesa.  Programamos 3 segundos, velocidad 3.  Rellenamos los huevos  con esta mezcla.

Los disponemos en una fuente y los espolvoreamos por encima  con el par de cucharadas de yema rallada  que hemos reservado antes.

Finalmente añadimos el queso Cottage por encima para que sea un entrante completo.

El queso Cottage es un queso fresco granulado parecido al requesón, que podréis encontrarlo en los supermercados habituales.

Bizcocho de plátano de Canarias

El plátano es una fruta que tiene muy mala fama en las personas que quieren disminuir su peso corporal, pero en realidad estas personas deberían huír de la bollería industrial, de las grasas, de las frituras y de otros alimentos que seguro toman habitualmente. No podemos olvidar que el plátano es una fruta y como tal, nos proporciona vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes que regulan nuestro sistema inmunitario.  Son también una gran fuente de fibra que ayudan a mantener el intestino en buen funcionamiento y lo mejor de todo, ya están listas para comer, no es necesario cocinarlas ni prepararlas, por eso son el tentempié perfecto de deportistas y de aquellos que se preocupan por su nutrición.

Es cierto que el plátano contiene 100 Kcal por cada 100 gr (lo que pesa un plátano habitualmente), pero también es cierto que sacia muchísimo y es raro que nos apetezca tomar dos piezas de esta fruta, cosa que nos podría ocurrir con cualquier otra fruta. En estos casos el secreto está en saber racionar los alimentos para así tener una dieta variada y equilibrada.

Al ser un alimento rico en potasio nos ayuda a combatir los calambres en las piernas cuando practicamos natación o estamos embarazadas. Favorece la eliminación de líquidos y ayudan a combatir la hipertensión, la gota y mejora a aquellos que padecen enfermedades reumáticas.
También he de decir que es una fruta altamente digestiva, aunque muchos piensen que es el plátano una fruta pesada e indigesta.  Tras varias investigaciones en La India, donde es habitual comer pan de plátano, han llegado a la conclusión que el plátano previene úlceras gástricas y protege la mucosa intestinal.

Y además si es de Canarias, es bueno…

Hoy vamos a probarlo en un bizcocho muy suave y esponjoso, que a mí  personalmente me ha gustado mucho. Es más, yo diría que es el bizcocho de plátano más bueno que he probado, ya que no queda para nada apelmazado.

Ingredientes:

  • 250 gr de plátanos maduros
  • 175 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 70gr de aceite de girasol
  • 200 gr de harina (yo usé harina integral de trigo)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal

Preparación con la Thermomix:

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Triturar los plátanos con el azúcar y la pizca de sal durante 15 segundos a velocidad 5.

Colocar la mariposa en las cuchillas e incluír los huevos. Batir durante 4 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 y 1/2.

Añadir el aceite y mezclarlo durante 5 segundos a velocidad 1 y 1/2

Añadir la harina y la levadura y mezclar a velocidad 3 y 1/2 durante 10 segundos. Remover con una lengua en movimientos envolventes.

Ponemos la mezcla en un molde de silicona o en cualquier molde engrasado.

Hornear durante 30 min aproximadamente(dependerá del horno que tengamos). Pinchar con una brocheta para saber si ya está hecho.

Ahora sólo nos queda hacer un buen café y disfrutar de este rico bizcocho.

Para hacer este bizcocho sin thermomix habrá que triturar los plátanos y el azúcar con una batidora de mano. En un bol meter los huevos y batir durante 4 minutos con unas varillas, para que se monten (este paso es importante para que el bizcocho quede esponjoso).

Incluír en el bol la mezcla de plátanos y el aceite. Mezclar. Añadir la harina y la levadura y mezclar bien. Meter la mezcla en un molde y hornear 30 minutos a 180 grados(el horno ha de estar precalentado).

Buñuelos de calabacín

Hoy traigo una receta para  aquellos que sólo usan el calabacín para hacer puré, porque mucha gente sólo los usa para eso y deberían conocer todas las posibilidades que tiene este ingrediente para ser el protagonista de nuestra mesa.

El calabacín es muy sano,  ligero y  si se cocina en su jugo y con poca sal tiene un sabor muy suave y rico.

En esta receta de buñuelos los degustaremos junto con queso fresco, aunque originalmente se elabora con queso feta ya que esta receta procede de Turquía, pero he de decir que con queso fresco quedan deliciosos.
Vamos a descubrir qué ingredientes nos van a hacer disfrutar de pasiones turcas como ésta…

Ingredientes:

  • 200 gr de calabacín
  • 100 gr de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 65 gr de queso fresco tipo Burgos
  • 2 huevos
  • 50 gr de harina de arroz (puede ser harina normal de trigo)
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • una pizca de pimienta blanca molida
  • aceite de oliva suave para freír

Preparación con la Thermomix:

Limpiar bien el calabacín y quitarle los extremos. Trocear y meter en el vaso de la thermomix. A continuación vamos a triturarlo  durante 4 segundos en velocidad 4 (deben quedar bien picaditos). Reservar en un plato con una servilleta absorbente para que elimine el líquido sobrante.

Mientras,  vamos a pelar y trocear la cebolla y la metemos en el vaso  junto con el queso, la cucharadita de ajojil, la sal, la harina , los huevos y la pimienta.

Mezclamos bien durante  8 segundos en velocidad 4 y retiramos la mezcla a un bol donde lo uniremos con el calabacín ya triturado.

Sólo nos queda mezclar bien con una espátula y calentar aceite de oliva en una sartén para ir friendo los buñuelos en varias tandas hasta que estén dorados por ambos lados. Nos podemos ayudar de una cuchara grande para ir formándolos en la sartén. Dejar templar sobre servilletas absorbentes y disfrutar de este ligero entrante.
Para acompañar estos buñuelos quedaría muy bien hacerlo con salsa de yogur ligera.

Para hacer estos deliciosos buñuelos sin la Thermomix podríamos usar una picadora para triturar el calabacín y la cebolla. El resto de los ingredientes los podemos mezclar con una varilla manual o con una espátula, batiendo por separado los huevos.

Champiñones rellenos

Los champiñones poseen una cantidad importante de agua en su interior (el 90% de su volumen) y apenas hidratos de carbono y grasas, es por ello uno de los alimentos a destacar en cualquier dieta hipocalórica.

También es un ingrediente habitual para los vegetarianos, ya que muchas veces es el sustituto ideal de la carne en muchas de sus recetas, pero… ¿pueden sustituir la proteína de la carne?. La respuesta es no.

Pero esto es algo que lo saben bien los que han decidido dejar de alimentarse con carne animal, es por ello que consumen habitualmente Soja,  ya que  contiene un gran  porcentaje de proteínas, más proporción  incluso que la carne.

La carne de pollo nos aporta un 20% de proteínas y es este porcentaje el que la convierte en la carne con más proteínas de todas.

Pues bien, la carne de soja contiene entre el 35-45% de proteínas, así que con esta información no discutamos el déficit proteico que algunos piensan que padecen los vegetarianos.

Agua, proteínas y también minerales y vitaminas.

De sus minerales destacamos el potasio, pues es un gran aliado si queremos eliminar líquidos, el fósforo, que es fundamental en épocas de estudio ya que mejora las actividades mentales y sobretodo el selenio, actuando este último como gran antioxidante.

Y la mejor de todas sus cualidades: su sabor, que en esta receta aumenta significativamente al ser cocinado al vapor.

Ingredientes:

  • 8 champiñones grandes
  • 1 cucharada de Lactonesa
  • 1 cucharada de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 50 gr de jamón de pavo
  • aceite de oliva virgen extra
  • albahaca seca en polvo

Preparación con Thermomix:

Limpiar bien los champiñones con ayuda de un cepillito para así eliminar cualquier resto de tierra. Quitarles los pies y triturarlos en el vaso 5 segundos con velocidad 4. Reservar.

Meter ahora el jamón en el vaso y triturar 5 segundos con velocidad 5. Reservar.

Enjuagamos el vaso y lo llenamos con medio litro de agua. Programamos 8 minutos en temperatura varoma y con velocidad 1 y mientras vamos a rellenar los champiñones.

Disponemos los champiñones en la bandeja más profunda del varoma y con una cucharilla vamos rellenando cada champiñón con un poco de jamón, presionamos con los dedos y le añadimos la mezcla de la lactonesa con el queso cremoso. A continuación terminaremos con el picadillo de los pies de los champiñones.

Pulverizamos los champiñones con aceite de oliva virgen, tapamos el varoma  y los colocamos encima del vaso.

Y sólo nos queda programar 20 minutos, temperatura varoma y velocidad 1 para degustar los champiñones más jugosos y sabrosos.

Espolvorear con albahaca seca antes de servir.

Si no disponemos de Thermomix los podríamos hacer en una máquina que cocine al vapor, siguiendo el mismo procedimiento.