Arroz con atún

El arroz es uno de los cereales que más importancia tiene a nivel mundial. Se puede preparar de mil maneras: arroz amarillo , paella, arroz a la cubana, con verduras, con pescado, con carne… incluso en postres queda buenísimo: arroz con leche.
Es muy importante aportar una ración de hidratos de carbono todos los días en nuestro almuerzo, nos dará la energía que necesitamos para continuar la jornada.
También es importante elegir bien el tipo de arroz, siendo los más aconsejables el arroz integral, el arroz vaporizado y el arroz basmati. Estos tres arroces mantienen todas sus propiedades, algo que no podríamos decir de todos los arroces que encontramos en los supermercados.

Si a los hidratos le unimos la proteína y las buenas grasas del atún, éste será el resultado:

Ingredientes:

  • 50 grs de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de ajojil
  • 80 grs de pimiento rojo
  • 80 grs de pimiento verde
  • 250 grs de arroz vaporizado o basmati
  • 40 grs de vino blanco
  • 3 latas pequeñas de atún en aceite de oliva
  • 600 grs de agua caliente
  • 1 cucharadita de sal fina yodada

Preparación con la Thermomix:

Ponemos en el vaso la cucharadita de aceite de ajojil y los pimientos cortados en trozos. Trituramos 5 segundos en velocidad 4. Con la espátula bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso y agregamos el aceite. A continuación  programamos 5 minutos, temperatura varoma y velocidad 1.

Colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos el arroz y programamos 2 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

Incorporamos el agua, la sal  y el vino y programamos 11 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.   Si queremos el arroz más hecho lo dejamos cocinar unos minutos más a la misma temperatura.

Pasamos el arroz a una fuente y le agregamos el atún no escurrido del todo. Mezclamos bien y lo podemos servir con un poquito de parmesano rallado.

Dejamos reposar un poco el arroz y lo servimos.

¿A que es muy fácil y muy rápido de hacer?

Para hacer esta receta sin Thermomix tendremos que picar los pimientos y pocharlos con el aceite de oliva y el ajojil a fuego medio durante 5 minutos. Después añadir el arroz, rehogar 2 minutos y después añadir el agua, la sal y el vino. Dejar cocinar a fuego medio-alto durante 11 minutos.  Comprobar que el arroz está cocinado, si no es así dejarlo unos minutos más.

Pasamos el arroz a una fuente y le agregamos el atún no escurrido del todo. Mezclamos bien y lo podemos servir con un poquito de parmesano rallado.

Dejamos reposar un poco el arroz y lo servimos.

Fuente: Recetas Thermomix.

Horchata de arroz

Nos vamos a México para degustar una horchata distinta a la de chufas, pero muy buena y nutritiva: la horchata de arroz.

Me recuerda mucho su sabor a la chicha venezolana, aunque la chicha es mucho más espesa que la horchata, ya que a esta última se le agrega más cantidad de agua.

Recomiendo hacer esta horchata en ocasiones especiales o esporádicamente, ya que al llevar leche condensada, leche evaporada, arroz y almendras es una bebida con considerables calorías. Recordemos que el secreto está en no prohibir alimentos, sino en saber racionarlos.

Así que ya tenéis una bebida refrescante a la vez que nutritiva para esas reuniones veraniegas en las que tanto apetece tomar alguna bebida tan rica como ésta.

Ingredientes:

  • 200gr de arroz crudo
  • 50gr de almendras crudas sin pie
  • 750gr de agua
  • 1 lata de leche evaporada (400 gr)
  • 1 lata de leche condensada (390 gr)
  • unas gotas de esencia de vainilla

Preparación con la thermomix:

Poner  en el vaso bien seco el arroz y  programar 3 minutos en velocidad 10.
Agrega las almendras y tritura 30 segundos en velocidad 10.
Incorpora el resto de los ingredientes y mezcla 30 segundos en velocidad 6.

Así de fácil!!

Al igual que la horchata de chufas esta bebida deja poso en el fondo del vaso.

Arroz rojo

El arroz es el cereal con más importancia en nuestra dieta, en especial en países como Bangladés o Camboya, donde el 75% de la población lo consumen a diario.

Comiéndolo con las manos, con palillos, o con tenedor, en casi todas las culturas desempeña un papel con una gran importancia culinaria.

Sus propiedades nutritivas son muchas:  es un hidrato de carbono complejo, convirtiéndose así en el combustible de nuestro cuerpo aportándonos energía. También contiene fibra, la cual nos ayuda en el buen funcionamiento de nuestro intestino, siendo un gran aliado en dietas especiales para los estómagos más delicados, de ahí que nuestro médico nos recomiende el agua de arroz cuando padecemos de gastritis estomacal.

La proteína no es el fuerte de este cereal, pero esto lo solucionaremos sirviéndolo en nuestros platos  con  soja, carnes, pescados, huevos o legumbres, ya que estas últimas  aportarán los aminoácidos esenciales que necesita para ofrecernos una buena y completa proteína.

Pero algo importante que deberíamos conocer es la gran diferencia entre un arroz integral y un arroz blanco:

  1. El arroz integral es el grano tal cual lo recogen de la siembra,  al que se le ha quitado la capa más externa, la cual no es comestible.  El resto del grano queda intacto para aprovecharnos de sus vitaminas, minerales y fibra. Pero sus propiedades se desvanecen cuando este cereal, como muchos otros, es refinado.
  2. El arroz blanco no sólo carece de  las capas externas del grano inicial, que son precisamente las que benefician nuestra salud, sino que también es blanqueado con talco. Sí, ese que se ponía en los culitos de los bebés y que ahora el pediatra nos advierte que no usemos… pues nos lo estamos comiendo en el arroz!!
  3. Y por desgracia, como ahora se valora más el tiempo que la salud, la gran mayoría de la población seguirá consumiendo ese “arroz de talco”, sólo porque se cocina antes que el integral y porque su apariencia física es más atractiva a la vista. Pero aquí también podríamos  decir que lo importante está en el interior.

Y para aquellos que siguen negándose a probar el arroz integral, recomiendo el arroz vaporizado.  Este arroz es sometido,  antes de despojarlo de sus capas externas, a un proceso de vaporización, el cual permite el paso de los nutrientes de la cáscara al interior del grano o germen. Y además, nunca se pasa! Así que también podríamos añadirlo a nuestra lista de la compra.

Arroz vaporizado, basmati, salvaje, redondo… existen hasta diez mil variedades de este preciado cereal, pero nos vamos a centrar en uno de ellos: el arroz rojo.

El arroz rojo tiene este color gracias a unos pigmentos a los que se le atribuyen propiedades farmacológicas y terapéuticas, como la prevención de cáncer y diabetes. Así que ya tenemos una buena razón para colorear nuestros platos con este original cereal.

Posee un gran valor nutritivo, ya que no está refinado como el arroz blanco,  por ello está considerado como un tipo de arroz integral, así que para cocinarlo necesitaremos tres partes de agua por una de arroz rojo.
Gracias a su llamativo color es  la guarnición perfecta para cualquier carne o pescado y una chispa de color para nuestras ensaladas, a las que acompaña muy bien con su suave sabor a nuez.

En la medicina tradicional china es muy apreciada esta variedad de arroz, ya que se le otorgan propiedades beneficiosas para el sistema circulatorio,  aliviar la pesadez del estómago y para combatir el colesterol, entre otros.

Seguro que a partir de ahora no contestaremos a la pregunta de qué es el arroz rojo,  con una respuesta como ésta: un arroz blanco repleto de ketchup!!

Crema de lentejas, verduras y arroz

Las lentejas son un alimento rico en hidratos de carbono complejos y al unirlo con cualquier cereal, en este caso el arroz, conseguimos unas proteínas completas que nada tienen que envidiar a un buen filete de ternera.

Además también le añadimos verduras, con lo cual conseguimos un plato lleno de vitaminas, proteínas y fibra para poder rendir al máximo y sin pasar hambre  el resto de la jornada.

Podemos saltear unos champiñones al ajillo y añadírselos a su presentación, pero también sería una buena idea cocer un huevo y decorar con él este rico y calentito plato invernal.

Les encantará a los niños, ya que no encontrarán en ella ningún tipo de tropezón, y para los estómagos delicados es una magnífica opción al tradicional potaje de lentejas, ya que al estar las lentejas trituradas les costará menos digerir la piel de éstas, ya que son un poco indigestas.

Seguro que volveremos a hacer  esta receta!

Ingredientes:

Preparación con Thermomix:

En primer lugar pondremos a hidratar las lentejas durante la noche anterior en un bol con agua.

Limpiar bien las verduras, trocearlas e introducirlas en el vaso. Programar 3 minutos en velocidad 5.

Bajar los restos de las paredes del vaso y añadir el resto de ingredientes.

Programar 10 minutos a 100º y velocidad 2 1/2. Cuando finalize el tiempo, quitar el cubilete de la tapa y poner en su lugar el cestillo, para que no salpique y se evapore el exceso de agua. Programar 20 minutos  y bajar a velocidad cuchara.
Una vez finalizado, abriremos el vaso para que se enfríe la crema, unos 10 minutos aproximadamente. Cuando haya templado triturar muy bien durante 2 minutos en velocidad 5. Si queremos que quede más fina podemos programar 4 minutos en velocidad 8, sujetando el cubilete con la mano.

Para elaborar esta receta sin la Thermomix, simplemente tenemos que cocinar todos los ingredientes en un caldero o en una olla a presión y triturar bien una vez cocinado.

Galletas de arroz y muesli

Había probado las tortitas de arroz,  las natillas de arroz,  las croquetas de arroz, las papillas de arroz,  pero…¿galletas de arroz?.  Ni siquiera sabía que existían, pero tranquilos, que  no se elaboran con la paella que nos sobró de el día anterior, no! sino con una harina muy suave y deliciosa: la harina de arroz.

Ésta es una harina que conocen bien en La India o en Japón, pero en España sigue siendo una gran desconocida ( excepto los celíacos, que seguro la conocen bien).

Con ella se pueden elaborar infinidad de platos dulces o salados, como por ejemplo, las pastas de arroz (espaguetis o macarrones). También  se puede usar como espesante de salsas o incluso para rebosar. Y por qué no! para hacer galletas con muesli.

Ingredientes:

  • 60 gr de harina de arroz
  • 60 gr de harina integral
  • 60 gr  de aceite de girasol
  • 150 gr de muesli
  • 80 gr de azúcar moreno o 1 cucharada de Stevia liquido.
  • 1 huevo
  • 1 yogur natural
  • gotas de chocolate negro
  • 1 cucharadita de salvado de avena
  • 1 sobre de levadura química en polvo
  • esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Mezclar en un recipiente las harinas con la levadura en polvo. Añadir el azúcar, el muesli, el aceite de girasol y el huevo batido. Mezclar y agregar la esencia de vainilla (al gusto), el yogur, la levadura, el salvado de avena  y la pizca de sal. Obtendremos una masa compacta y pegajosa. Tapar el recipiente y meterlo en la nevera durante 1 hora.

Cuando haya pasado la hora, preparar la bandeja del horno con papel vegetal y con ayuda de dos cucharas ir formando montoncitos y aplanarlos luego con una de las cucharas, dándoles forma de galletas. Adornar con las gotas de chocolate, presionándolas bien sobre la masa y hornear 12 minutos o hasta que se doren (depende del horno) a 180º con calor arriba y abajo.

Enfriar sobre una rejilla para que queden más crujientes.

Salen unas 15 galletas, aunque eso depende del tamaño que les quiera dar el cocinero. Yo las hize pequeñitas para engañar al estómago… y a mí.

Natillas de arroz

El arroz con leche es un postre que siempre me ha gustado, aunque he de decir que si el  arroz no se cocina bien, o por el contrario se cocina demasiado, deja de gustarme. Por esta razón me he pasado a estas natillas de arroz, que además de tener una textura cremosa y suave, nos asegura el sabor del arroz con leche tradicional sin ningún tropezón inoportuno.

Además, le quitamos calorías al elaborarlas con Stevia o fructosa, ya que con esta última sólo añadiríamos el equivalente a la mitad de azúcar común. También se podría hacer un postre sano y natural con  azúcar moreno (claro, que le daría otro color muy distinto), pero eso lo dejo a elección del cocinero.

Ingredientes:

  • 100 gr de arroz redondo
  •  100 gr de fructosa, 200 gr de azúcar moreno  ó 1  cucharadita de Stevia.
  • 1 litro de leche desnatada
  • 3 yemas de huevo
  • la cáscara de 1/2 limón y 1/2 naranja sin la parte blanca
  • 1 cucharada de mantequilla baja en grasas

Preparación con la thermomix:

Asegurarnos que el vaso de nuestra thermomix esté totalmente seco y después introducir en él el arroz junto a las cáscaras de limón y naranja. Pulverizar a velocidad progresiva 4-7-10 durante 1 minuto.

Añadir la leche  y programar 10 minutos a temperatura 100º con velocidad 2.

Dejar que baje la temperatura hasta 80º e ir metiendo las yemas y la mantequilla y programar  3 minutos, temperatura 80º, velocidad 4.

Verter sobre moldes individuales y espolvorear con canela.

Metemos en la nevera y a esperar ansiosos a que cuajen estas suaves y dulces natillas de arroz.


También se puede elaborar esta receta sin thermomix, usando harina de arroz o triturándolo en un molinillo de café y cocinando la mezcla en un caldero a fuego medio. Después incorporar las yemas y la mantequilla con una batidora de mano.