Albóndigas de pollo y pavo al vapor

Es increíble lo buenas que pueden estar unas albóndigas siendo de pavo y pollo y sin freírlas.

La verdad es que no tienen nada que envidiarle a las clásicas albóndigas de carne roja, son muy jugosas, sanas, se hacen de una manera muy fácil con la Thermomix y las podemos comer como acompañamiento de arroces, pastas e incluso de verduras.

Como salen muchas unidades con estos ingredientes, yo suelo hacer con la misma carne unas hamburguesas, que a la plancha os aseguro que también están muy buenas. También las podríamos congelar.

 

Ingredientes para la carne de albóndigas:

  • 600 grs de carne picada mezcla de pollo y pavo (la picamos en la thermomix)
  • 15 grs de leche desnatada
  • 1 huevo
  • 30 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 pizca de pimienta blanca molida

Ingredientes para la salsa de verduras:

  • 100 grs de cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de ajojil
  • 180 grs de pimiento rojo
  • 90 grs de pimiento verde italiano
  • 60 grs de puerro
  • 30 grs de aceite extra de oliva
  • 180 grs de tomate natural triturado
  • 120 grs de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • 100 grs de agua
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • 1 cucharadita de pimentón dulce molido

Preparación con la Thermomix:
En primer lugar vamos a preparar las albóndigas, para ello introducimos en el vaso el aceite de ajojil y la cebolla (los 30 grs). Programamos 5 segundos en velocidad 5. Bajamos los restos hacia las cuchillas y añadimos la sal, la pimienta, el huevo y la leche mezclándolo 4 segundos en velocidad 4.

Metemos este aliño en un bol grande y nos ponemos unos guantes de látex para mezclarlo bien junto con la carne picada y hacer a continuación las formas de las albóndigas. Una vez formadas, las dispondremos en el recipiente varoma. Tapamos y reservamos.

Ahora vamos a preparar la salsa que acompañará a estas estupendas y sanas albóndigas:

Cortamos en trozos la cebolla y la metemos en el vaso, junto con el ajojil, los pimientos y el puerro, también cortados en trozos regulares. Programamos 4 segundos en velocidad 4.

Añadimos el aceite y sofreímos 10 minutos en temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Agregamos ahora el tomate y la hoja de laurel, programando 5 minutos con temperatura Varoma y velocidad cuchara.
Quitamos la hoja de laurel y añadimos el vino blanco, el agua, la sal y el pimentón. Colocamos el recipiente Varoma en su posición y programamos 25 minutos, temperatura Varoma y velocidad 2.
Cuando finalice el tiempo, sólo nos queda pasar las albóndigas a un wok o caldero. Trituramos la salsa 30 segundos en velocidad 8 y luego cubrimos las albóndigas con ella.

Para que los sabores se integren vamos a darle un hervor a las albóndigas en el wok y ya estarán listas para degustar.

 

Fuente: La juani de Ana Sevilla (adaptación)

Anuncios

Filetes rusos de pollo

Hoy comparto una receta muy sencilla y sana, para esos días en los que no tenemos ni idea de qué preparar para el almuerzo o la cena, pero que queremos comer algo sano y bueno.

Y si picamos la carne de pollo con la Thermomix, pues mucho mejor, ya que la carne picada se contamina rápidamente y es por ello que lo ideal es picarla e inmediatamente cocinarla. También es una manera de asegurarnos que la carne que consumimos es de buena calidad.

Otra ventaja de este plato es que lo podemos preparar y congelarlo en paquetitos de 2 ó 3 unidades para así tenerlos listos para cualquier contratiempo.

Ingredientes:

  • 500 gr de solomillos o pechugas de pollo
  • 1 huevo
  • 100 gr de cebolla picada
  • 1 cucharada de aceite de Ajojil
  • 1 cucharadita de sal fina yodada
  • pimienta blanca molida al gusto

Preparación:

  • Lo primero que vamos a hacer es picar la carne de pollo, que lo haremos con la thermomix, de la siguiente manera:
    1. cortamos la carne de pollo en trozos de 2 cm aproximadamente y la congelamos durante 30 minutos.
    2. metemos 250 gr (la mitad) de la carne semi-congelada en el vaso de la thermomix y la trituramos 10 segundos en velocidad 5-10 progresiva.
    3. picamos los otros 250 gr de la misma manera.

    Si no tienes thermomix, puedes hacerlo en otro robot de cocina que triture o en una picadora de la siguiente manera:

    1. cortamos la carne de pollo en trozos de 2 cm aproximadamente y la congelamos durante 30 minutos.
    2. metemos 250 gr (la mitad) de la carne semi-congelada en la picadora o en el robot de cocina que tengamos y la trituramos hasta que tenga consistencia de carne picada.
    3. Picar siempre en cantidades que no sobrepasen los 250 gr para que el resultado sea óptimo.

    Ahora seguimos con nuestra receta eligiendo un bol grande y metiendo en él todos los ingredientes de nuestros filetes rusos.

    Mezclar muy bien y si fuera necesario (aunque yo no se lo añadí), ponerle un poco de pan rallado para poder trabajar mejor la mezcla.

    Es ahora el momento de calentar la sartén con aceite de oliva (que cubra los filetes) y con unos guantes de látex (para que no se nos pegue en las manos) vamos a formar bolitas del tamaño de unas albóndigas, y luego las vamos a aplastar sobre un plato llano con harina integral hasta que parezcan unas hamburguesas.

    Freír en abundante aceite caliente y dejar templar sobre papel absorbente para así desprendernos del exceso de aceite.

También podemos hacer albóndigas de pollo formando las bolitas y friéndolas. Y si hacemos mucha cantidad, congelarlas y ya estarán listas para freírlas cualquier otro día.

Concentrado de caldo casero

Los cubitos de caldo no son una buena elección para nuestra dieta diaria, ya que además de mucha sal, tienen conservantes y  colorantes.

Es por eso que yo he recurrido una vez más a la cocina sana y casera para enriquecer caldos, potajes, sopas e incluso verduras.

Este concentrado de caldo de pollo sustituye a los cubitos de caldo de toda la vida, que yo por cierto, hace años que dejé de comprar.

Es una manera rápida y sabrosa, sobre todo para épocas del año en las que el frío nos acompaña, de conseguir un caldo sin usar esos calditos industriales, y además, los hacemos a nuestro gusto eligiendo los ingredientes.

En esta ocasión los vamos a hacer de pollo, pero para los vegetarianos, quedan igual de ricos sólo con las verduras.

Vamos a conocer qué necesitamos para elaborarlos:

Ingredientes:

  • 300 gr de pechuga de pollo limpia de grasas
  • 200 gr de verduras (las que queramos, por ejemplo, zanahoria, puerro, cebolla, calabacín…)
  • 150 gr de sal marina gruesa
  • 50 gr de agua
  • hojas frescas de hierbas aromáticas (por ejemplo: romero, orégano, cilantro, tomillo…)
  • 2 cucharadas de aceite de Ajojil
  • 1 hoja de laurel
  • 1 clavo de olor

Preparación con la Thermomix:

Trocear las pechugas y meterlas en el vaso.  Triturar 5 segundos a velocidad 7. Sacar y reservar.

Meter ahora todas las verduras troceadas junto con las hierbas aromáticas elegidas y triturar durante 10 segundos a velocidad 5.

Añadir la sal, el pollo que ya hemos triturado, el agua, la hoja de laurel y el clavo. Programar 30 minutos a velocidad 2 y temperatura Varoma, colocando el cestillo en vez del cubilete, para que éste no salte.

Cuando finalice el tiempo programado, quitar el cestillo y volver a poner el cubilete  y mezclar 1 minuto a velocidad progresiva 4-7-10. Ya está listo para guardar.

Podemos, con ayuda de una lengua, guardarlos en cubiteras de silicona en el congelador. Otra opción sería almacenarlo en recipientes herméticos también en el congelador.

Al contener tanta sal, estos cubitos no se congelan, estando siempre listos para su uso.

La proporción será una cucharadita por cada medio  litro de agua para conseguir un estupendo caldo de pollo. También, si lo diluimos en un poquito de agua caliente, nos servirá para rehogar verduras e incluso para enriquecer en sabor y nutrientes a unos huevos revueltos, aunque en este último caso habría que usar menos de una cucharadita, así evitaremos que quede muy salado. Es preferible quedarnos cortos y luego añadir más, que pasarnos con la sal.

Si no disponemos de Thermomix, también podríamos elaborarlos con un robot de cocina que triture bien el pollo y la sal gruesa. Seguiríamos los mismos pasos y lo cocinaríamos a fuego medio durante 30 minutos removiendo con una cuchara de madera.

 

 

 

 

Sopa de pollo, col y maíz

¿Hay algo que apetezca más en otoño que una sopita bien caliente? Creo que muchos estarán de acuerdo conmigo y contestarían que no. Para ellos traigo hoy una bebida de cuchara que nos pondrá las pilas para seguir la jornada o nos relajará para irnos a la cama bien alimentados y sin sensación de pesadez.
Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • 320 gr de maíz dulce
  • media col pequeña
  • media cebolla
  • 1 litro y medio de agua
  • 1 hoja de laurel
  • 3 bolitas de pimienta negra
  • sal y pimienta al gusto

Preparación:

Limpiar bien de grasa las pechugas de pollo y meter en un caldero junto con el agua, la pimienta y la hoja de laurel a fuego alto hasta que comience a hervir. Cuando esté hirviendo veremos que todas las impurezas del pollo habrán subido a la superficie en forma de espuma, así que con ayuda de una espumadera la vamos a quitar. Bajar el fuego y dejarlo cocinar tapado durante 20 minutos.

Cuando haya pasado este tiempo sacar las pechugas y con ayuda de un tenedor y un cuchillo, cortarlas en dados. Reservar.

Meter en  la batidora la mitad del maíz dulce  y un vaso del caldo con el que hemos cocinado las pechugas.  Triturar bien y reservar.

En un nuevo caldero pondremos la mezcla anterior de caldo y maíz dulce, el resto del caldo de pollo (colado para desechar la pimienta negra y el laurel) y poner a fuego alto hasta que comienze a hervir.

Limpiar bien la col y cortarla pequeñita (cuanto más pequeñita la cortemos antes se cocinará), picar también en pequeños dados la cebolla y meter ambos ingredientes en el caldero y cocinar a fuego medio hasta que la col esté blandita (unos 30 minutos).

Pasado este tiempo introducimos los dados de pollo, el resto del maíz dulce, añadimos la sal (1 cucharadita de sal yodada) y unas hojitas de hierbabuena si quisiéramos. Cocinar 5 minutos más.

Y ya está lista nuestra sopa!! Ahora a buscar una cuchara y a disfrutar!