Galletas integrales de aceite de oliva y sésamo

galletas integrales de oliva y sésamo

Qué ricas, fáciles y sanas son estas galletas.  Se hacen en un momento, sin cortapastas, sin pistolas de galletas… con nuestras propias manos! como si hiciéramos albóndigas y luego las aplanáramos con las manos, así de sencillo.
La mayoría de las galletas se elaboran con mantequilla y ya sabemos que no es nada bueno este lácteo si lo que pretendemos en bajar de peso o simplemente mantenernos sanos y libres de enfermedades como el colesterol.
Por esta razón escogí de entre muchas recetas de galletas la que hoy os muestro, por sus sanos ingredientes y por su simplicidad a la hora de hacerlas.
La receta original sólo lleva sésamo para decorar, pero yo hice algunas con coco rallado, otras con almendras picadas… podéis hacerlas como más os guste, esta es otra de las ventajas de hacer nuestras propias galletas!

– Ingredientes:

  • 200 grs de harina integral de trigo
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • 1 huevo
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 1/2 sobre de levadura química en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla líquida
  • una pizca de sal
  • semillas de sésamo, coco rallado, almendras en cubitos o lo que más os guste

– Preparación:

Para hacer estas riquísimas galletas lo primero que tenemos que hacer es batir el azúcar, el aceite de oliva y la esencia de vainilla con la thermomix o con una batidora de mano. A continuación añadimos el huevo y seguimos batiendo.

Cuando esté la mezcla hecha vamos añadiendo poco a poco la harina integral, la levadura y la pizca de sal. Si usamos la thermomix la programaremos unos 2 minutos a velocidad 3 y si es manual, mezclaremos con ayuda de una cuchara grande hasta que ya no podamos seguir con la cuchara y tengamos que usar las manos para terminar de unificar la masa. En este caso recomiendo usar unos guantes de vinilo o látex para evitar que la masa se nos pegue en las manos.

Llegados a este punto vamos a formar pelotitas con las manos, como si hiciéramos unas albóndigas pequeñas, y prepararemos varios platitos con los ingredientes de decoración que más nos guste (en este caso yo he usado sésamo, coco rallado y almendras). Una vez formadas las bolitas, las vamos a presionar en los platitos de frutos secos que hemos preparado y redondearemos los bordes con el dedo meñique para que queden con una forma bonita.

Ya sólo nos queda ponerlas en la bandeja del horno (precalentado a 180 grados) con algo de separación y encima de papel de horno antiadherente.

Hornearemos durante 10-15 minutos aproximadamente (dependiendo de nuestro horno, el mío calienta mucho y en 10 minutos ya las tenía listas).

Dejamos enfriar en una rejilla y ya me contaréis si no están más ricas que las galletas integrales que venden en los supermercados.

Empanadillas de berenjena y mozarella

Nunca había probado las empanadillas al horno, pensaba que no sabrían igual y nunca me arriesgué a cocinarlas sin nada de aceite, pero está muy claro que quien no arriesga no gana, y yo acabo de ganar otra magnífica receta para añadir a mis menús diarios.

En esta receta no sólo he eliminado muchísimas calorías al cambiar la sartén por el horno, sino que en lugar de añadir boloñesa, queso u otros rellenos menos sanos, he optado por una de las verduras favoritas de cualquier vegetariano (y mía también) como es la berenjena.

Lo ideal también sería hacer la masa de las empanadillas integrales, que aunque la receta sea más fácil de lo que pensamos, también es mucho más entretenida que ésta, así que hoy elegiremos las obleas que encontramos en la sección de congelados de cualquier supermercado.

Otra de las ventajas de esta receta es que para no cansarnos, podemos cambiar el relleno, como por ejemplo rellenarlas de una boloñesa espesa de soja, taquitos de jamón serrano y queso, pollo o cualquier otro relleno que se nos ocurra.

Ingredientes:

  • 1 berenjena
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 zanahoria
  • 1/2 calabacín
  • Un trozo pequeño de pimiento rojo o verde
  • 1 cucharada de aceite de Ajojil
  • 2 cucharadas de salsa de tomate casera
  • queso rallado tipo Mozarella
  • 1 huevo batido para pincelar las obleas
  • 1 paquete de obleas congeladas
  • sésamo para decorar
  • sal yodada

Preparación:

Lo primero que debemos hacer es descongelar el día anterior las obleas en la nevera y sacarlas a temperatura ambiente una media hora antes de utilizarlas.

Vamos a cocinar al vapor la berenjena,  cortada previamente en rodajas de 1cm de grosor aproximadamente.

Mientras,  vamos a picar muy pequeñitas las verduras restantes y vamos a rehogarlas con el aceite de Ajojil y un poquito de sal, hasta que estén blanditas.

Cuando las verduras estén bien cocinadas, añadimos la salsa de tomate y la berenjena cocinada al vapor y cortada en dados. Rectificar de sal si fuera necesario y rellenar las obleas con este relleno y con un poquito del  queso rallado,   sellando la abertura con ayuda de un tenedor.  Seguidamente disponerlas sobre la bandeja del horno protegida con papel vegetal y pincelarlas con el huevo batido. Decorar con el sésamo y al horno con una temperatura de 180 grados durante 10-15 minutos aproximadamente (dependiendo del horno).

Cuando estén doradas como las de la fotografía estarán listas para saborear. Pero cuidado! Ya sé que dan ganas de probarlas inmediatamente, pero el relleno estará muy caliente, así que tengamos un poco de paciencia por el bien de nuestra lengua!

Que disfrutéis de su crujiente textura.

Hamburguesas de avena

Los copos de avena están buenísimos con leche y plátanos,  como ya pudimos comprobar al elaborar nuestra  receta de porridge de avena y plátano, pero  no sólo son un excelente desayuno, sino también pueden formar parte de nuestro plato principal en el  almuerzo.

Es un sustituto excelente de las hamburguesas de carne. Aunque su sabor no nos las recuerden para nada, podemos elaborar un plato con muchas más propiedades nutritivas y sin nada de colesterol, combinando estas hamburguesas con un rico arroz basmati y una ensalada de verduras.

Y son muy digestivas!

Veamos los ingredientes que necesitamos y cómo se elaboran:

Ingredientes:

  • 100 gr de copos de avena
  • 250 ml de leche desnatada
  • 75 gr de zanahoria
  • 75 gr de calabacín
  • 75 gr de cebolla
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de Ajojil
  • 2 cucharaditas de sésamo
  • 1 cucharadita de sal yodada

Preparación:

Introducir los copos de avena en un bol y añadirle la leche previamente calentada en el microondas durante 1 minuto aproximadamente. Mezclar bien y esperar a que los copos absorban bien la leche. Mientras,  picar pequeñita la cebolla, la zanahoria y el calabacín y rehogar en una sartén con poca aceite durante unos 10-15 minutos a fuego medio.

Ahora con ayuda de un colador escurrimos bien los copos de avena (la leche que resulta al escurrir los copos  no la tires, queda buenísima para enriquecer un café con leche) y la ponemos en un recipiente, al que le añadiremos el huevo batido, el aceite de ajojil, el sésamo y la sal. Mezclar bien con ayuda de una lengua e incorporarle las verduras cuando ya estén rehogadas.

En una sartén antiadherente con poca aceite de oliva, y con ayuda de una cuchara grande, ir poniendo montoncitos en la sartén y aplanarlos  con la cuchara, dándoles forma de hamburguesas.  Dorarlas  por ambos lados y ya tenemos el acompañamiento perfecto para un buen arroz!!